Reclamo de un carnicero patagónico

Reclamo de un carnicero patagónico

Leopoldo Fontes se hizo conocido en todo el país hace unos días porque puso todos los cortes de carne a $149 y vendió toda su mercadería en algunas horas.

“Levanten la barrera sanitaria patagónica para que todos podamos comer mejor carne y más barata, porque estamos en una crisis”, exigió el comerciante. El hombre vive en Caleta Olivia (Santa Cruz), donde desde hace 4 años tiene una carnicería junto a su esposa e hijos. Días atrás acudió a una reunión con el intendente de dicha localidad en la cual les propusieron a unos pocos comerciantes que asistieron implementar una iniciativa “para paliar la difícil situación en la que vive la gente”. “Yo vengo de una familia muy humilde y sé lo que es rascar la olla, así que me tiré a la pileta. Averigüé con varios proveedores de carne y encontré un buen precio en Comodoro Rivadavia: a $120 el kilo. Así que el sábado arranqué con mi camioncito Ford 4.000, que es térmico, y traje 4 mil kilos. Abrimos y a las 9 puse un cartel que se vendían todos los cortes al barrer en 149,90. Te digo que acá hay cortes que se venden hasta 370 pesos. Al rato esto era un lío, había una cola de más de tres cuadras. A las 3 me quedé sin mercadería, fue impresionante”, contó Fontes. La acción de Leopoldo tuvo repercusión a nivel país, y en el ámbito local produjo que muchos comerciantes más se sumen a la idea y ya la estén usando en distintos productos como frutas, verduras y pescado. El trabajador manifestó que decidió hacer algo porque “la cosa está jodida”, y ejemplificó con el caso de una clienta que hace unos días fue a comprar con su hijo en brazos y le pidió $30 de carne picada. En ese sentido, reclamó a la clase dirigente para que tome cartas en el asunto. “Por eso le pido al presidente Mauricio Macri, a los legisladores, a todos los políticos, que hagan algo, hay mucha gente cagándose de hambre. Seguro que no hay uno de ellos que haya pasado por esto, como para que entiendan de qué se trata. Que hay vagos, seguro, pero la mayoría quiere trabajar y no pueden, y la pasan muy mal”, pidió. Sumado a esto, el carnicero afirmó que existen alternativas para solucionar el problema de la barrera sanitaria que impone Nación e impide que la carne con hueso pueda comercializarse legalmente más al sur del río Colorado, pero que no se arregla porque los funcionarios “son ineptos”. “Se tienen que poner tres tipos de cortes para que toda la gente acceda, el laburante y la clase media. Tienen que dejarse de joder con la barrera sanitaria patagónica y dejar que entre mejor carne y más barata de los frigoríficos de arriba”, indicó. Explicó que la carne sin hueso la pueden comercializar pero deben venderla rápido porque se deshidrata a los dos días y se pone fea. “Acá el negocio lo hacen los frigoríficos de Río Negro y Chubut que son los que tienen el permiso de Senasa, lo que tiene que pasar es que haya un mismo régimen desde La Adela (La Pampa) hasta Tierra del Fuego”, exigió Leopoldo, quien definió a esta realidad como un gran perjuicio para todos. Asimismo, tiene fe que con la iniciativa que él ayudó a implementar para que el consumidor pueda comprar carne a precios justos “Macri y los legisladores van a tener que tomar las medidas que le pide la gente y van a tener que levantar la barrera del Río Colorado”.