Los créditos UVA destruyen los sueños de la casa propia

Los créditos UVA destruyen los sueños de la casa propia

Muchas personas gastan la mitad de su sueldo en pagar la cuota.

El Gobierno Nacional relanzó hace unos días el nuevo Procrear con algunas modificaciones que intentan solucionar el drama de los deudores de los créditos UVA, pero el sistema sigue siendo una trampa mortal porque no ataca al problema de raíz. Los beneficiarios de los préstamos siguen sin conocer certeramente cuánta cantidad de dinero deben porque la cotización de las Unidades de Valor Adquisitivo va cambiando todos los días. Entonces, lo primero que se debería hacer es lograr el congelamiento del capital. El UVA siempre crece por arriba de los salarios y por esa razón los perdedores son siempre los mismos: los pequeños ahorristas que buscan acceder a la vivienda propia. Ese mecanismo sigue vigente en este nuevo lanzamiento que hizo Cambiemos y la novedad planteada del “seguro de cobertura de inflación” es otra muestra más de que el oficialismo no escucha a los afectados y hace lo que le parece. Un seguro no va a resolver el grave problema existente, en un contexto económico netamente desfavorable, en crisis y con horizontes de futuro poco alentadores. Encima el anuncio involucra únicamente a los bancos oficiales: Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires. Por lo que los tomadores de créditos en la banca privada quedan en la misma situación de desprotección que antes. Es primordial que el Gobierno Nacional lleve este inconveniente al Congreso de la Nación para que sea analizado por los legisladores de todos los partidos y así encontrar una verdadera solución. Pero al macrismo le interesa anunciar medidas de oportunismo electoral y no resolver los obstáculos que le indica la sociedad. Es momento de hacerse cargo de sus malas políticas que están destruyendo miles de sueños de familias que desean tener su casa propia, y se las sigue condenando a participar en sistemas financieros usureros.