El comercio minorista no levanta cabeza

El comercio minorista no levanta cabeza

Las ventas del sector cayeron un 13,4% en abril y acumulan 16 meses consecutivos en bajada.

La crisis económica que azota al país parece ser que llegó para quedarse ya que un nuevo relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) concluyó que las ventas minoristas pymes bajaron un 13,4% en abril (en comparación a igual mes del año pasado). El sector acumula así 16 meses de caída continua. En los primeros cuatro meses de este 2019, el descenso total de ventas llega al 12,1% y en comparación con marzo la diferencia de la caída en abril fue de 3,1%. El informe de la entidad indicó que las ofertas no obtuvieron resultados, a pesar de que hubo comercios que ofrecían su mercadería al costo o con descuentos de hasta un 60%. Siete de cada diez locales consultados para el trabajo reconocieron que experimentaron caída en sus ventas y solo uno de cada diez dijo haber aumentado su nivel de transacciones comerciales. La CAME detalló que los “dos factores de preocupación del comercio” fueron “los ajustes desmedidos en los alquileres y los costos financieros” y afirmó que “la mayoría de las pymes no se mostró optimista de que la situación vaya a mejorar en el corto plazo”. Asimismo, los negocios más afectados por la situación decidieron mudarse para reducir costos e instalarse en locales más económicos o más reducidos. “Las perspectivas para el resto del año son inestables, hay mucha incertidumbre en los consumidores. Hacen falta medidas directas como acceso al crédito accesible para los consumidores, beneficios fiscales a las pymes, y baja en los aportes patronales”, manifestó Víctor Palpacelli, Presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA). Los rubros que sufrieron en mayor medida la baja de las ventas fueron “Calzado y marroquinería” (-22,2%), “Bazares y regalos” (-16,9%), “Joyerías, relojerías y bijouterie” (-16,7%) y “Electrodomésticos, Electrónicos, Computación, y Celulares” (-15,6%). En “Indumentaria” se sintió una baja del 13,7% frente al mismo mes del año pasado y en “Alimentos y Bebidas” las ventas en cantidades disminuyeron 8,6% anual y acumulan un declive de 6,2% en el primer cuatrimestre del año. Respecto a los tres últimos sectores mencionados hubo algunas situaciones particulares. En electrónica los consumidores prefirieron acudir a la reparación de sus dispositivos antes que adquirir nuevos, en indumentaria los clientes hicieron muchas consultas pero pocas compras y la presencia en locales fue escaza, además de que la venta ilegal se intensificó, y en alimentos y bebidas lo que más se resintió fue la carne vacuna, lácteos y fiambres, debido a los altos precios de esos productos.