El timbreo, termómetro del rechazo

El timbreo, termómetro del rechazo

Como parte de la campaña de cara a las PASO del 13 de agosto, militantes y funcionarios de Cambiemos recurrieron a la fórmula que les dio buenos resultados en 2015, el timbreo, pero esta vez el recibimiento no fue el esperado.

Así, en muchas viviendas se toparon con carteles que denunciaban el total desacuerdo con las políticas que viene desarrollando el Gobierno Nacional. “Si vienen por el timbreo: Ya los voté. Por más timbre que toquen en mi puta vida los vuelvo a votar, no se gasten”, podía leerse en un papel. Otro hacía referencia al aumento de los servicios: “No toque timbre!! Si es del Pro y quiere saber como estoy, el timbre no anda porque me cortaron la luz”. Junto a la puerta de ingreso a un edificio la advertencia explicaba lo siguiente: “Si llegas a tocarme el timbre te voy a tirar aceite hirviendo por la ventana!!! Andate lejos cipayo traidor!!! Fuera Macri gato!!!”. “Macri, si tocas timbre y no estoy, es que ando buscando laburo y no encuentro”, se veía en una hoja de cuaderno pegada sobre una pared hogareña. Javier Mac Allister, en la campaña del 2015, utilizó el timbreo y logró ser electo como Diputado Nacional por La Pampa, aunque no vivía en nuestra provincia. Parece ser que luego de un año y medio, el mecanismo ha perdido su efectividad y un sector de la población decidió echar mano al ingenio para expresar su posición ante la gestión de Cambiemos.