Embargarán las regalías que deje la venta del libro de Cristina

Embargarán las regalías que deje la venta del libro de Cristina

El juez Bonadío le solicitó a la editorial que le facilite el contrato firmado por la ex presidenta.

El libro “Sinceramente” que fue escrito por Cristina Fernández de Kirchner y salió a la venta el pasado viernes (agotando su primera tirada de 60.000 ejemplares antes de llegar a las librerías) se convirtió en motivo de disputa judicial. El juez federal Claudio Bonadío envió un escrito de una carilla a la editorial Sudamericana, responsable de la publicación del material, para que “en el término de cinco días” le den una copia del contrato que firmaron con la senadora. En el documento, se informa que pesa una inhibición general de bienes sobre la autora, por lo cual le ordena a Sudamericana que no le realice pagos a Cristina por derechos de autor. Se estima que una vez que Bonadío tenga el contrato en su poder, determinará el embargo de las ganancias que la líder de Unidad Ciudadana pueda llegar a percibir por las ventas. Cristina y su abogado, Carlos Beraldi, sabían que esto iba a pasar pero igual decidieron que ella firme el contrato para evitar suspicacias de los funcionarios judiciales sobre una supuesta maniobra de simulacro y crean que era una forma de esquivar una disposición de la Justicia. La duda legal está en si se pueden embargar fondos obtenidos posteriormente a los hechos sobre los que se basan las causas judiciales, porque se sabe con precisión que son dividendos ganados de forma totalmente válida. Sin embargo, la editorial pagará con cheques, los cuales tendrán que ser depositados en una cuenta de la ex presidenta y como está inhibida por Bonadío, todo dinero que entra queda congelado y Cristina no puede acceder a él. Lo único inembargable que tiene la legisladora son su jubilación y su sueldo de senadora. Justamente, ayer lunes la ex mandataria subió un video a sus redes sociales donde denunció que Cambiemos está haciendo un “silencioso copamiento de la Justicia”, e informa que en cuatro años el presidente Macri “designará a 305 jueces federales” y afirma que cuando termine la gestión “uno de cada tres jueces serán macristas”.