Vialidad Nacional hace agua en todos lados

Vialidad Nacional hace agua en todos lados

La improvisación gubernamental aísla y deja sin trabajo a la gente.

Vialidad Nacional debe cerca de 100 millones de pesos a una empresa privada pampeana que está realizando los trabajos sobre la avenida Circunvalación este de Santa Rosa, y ahora se conoció que a raíz de una obra que hizo en provincia de Buenos Aires dejaron aislados a dos pueblos. Los pampeanos ya estamos curados de espanto con la ineficacia y desidia de Vialidad Nacional en nuestro territorio. En ese caso, la paralización de la remodelación de la Circunvalación en la capital pampeana es otro asunto más que se agrega. Desde septiembre de 2018 que Nación no paga el dinero correspondiente a la compañía que ganó la licitación, por lo que la firma debió despedir diez empleados. Por esa razón, la empresa decidió sacar la planta de asfalto que tenía frente al barrio Procrear y la trasladó a los trabajos que está realizando sobre la ruta provincial Nº7, en un proyecto de repavimentación financiado por el Gobierno de La Pampa. En tanto que en el partido de Exaltación de la Cruz, provincia de Buenos Aires, ayer martes el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal inauguraron obras concretadas sobre un tramo de 25 kilómetros en la ruta Nº8. De hecho, el Jefe de Estado se autovanaglorió de haber realizado “en cuatro años el 90%” de este proyecto que, según él, “hace 40 años esperan los vecinos de esta zona”. Sin embargo, las obras fueron mal planificadas o no se consideró a los habitantes, porque los pueblos de Monte Hoffman y Puente Fierro reclaman que lo que era necesario hacer eran una colectora y un puente. “Los vecinos improvisaron cruces para poder pasar, pero nunca se hicieron las obras correctas y hoy la gente de Vialidad eliminó esos cruces”, explicó Andrea Melo, concejala local. La falta de la colectora obliga a las 200 familias de esas localidades deban recorrer un kilómetro en sentido contrario y después hacer otros 30 kilómetros para llegar hasta una localidad cercana (Parada Robles). Los vecinos que deben llevar sus hijos a la escuela antes hacían 8 kilómetros, y ahora esa distancia aumentó a 22 kilómetros por la impericia de Vialidad Nacional. Además, al no existir puente peatonal los chicos se ven obligados a caminar por la vera de la ruta. Los ciudadanos de Monte Hoffman y Puente Fierro reclamaron ayer custodiados por personal de Gendarmería y policías. En la Legislatura bonaerense está pendiente de resolución un amparo que presentaron “para que se garantice la vida, la salud y la libre circulación”. Por el momento no tuvieron solución, están igual que nosotros los pampeanos, a quienes el Gobierno Nacional tampoco escucha.