Para aprender a defender nuestros derechos pampeanos desde chiquitos

Para aprender a defender nuestros derechos pampeanos desde chiquitos

Un libro infantil presentado hace un año fue descubierto ahora por los mendocinos que pusieron el grito en el cielo.

El libro de literatura infantil titulado “Cuento que suena a río” fue escrito por la docente Patricia Lobos, quien vive en General Pico, e ilustrado por Cecilia Molinuevo. Se presentó en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires el año pasado, pero hace poco fue descubierto por un padre en un jardín de infantes en Vicente López y le sacó una foto. En la provincia de Mendoza no pudieron ocultar su enojo y varios medios cuyanos llamaron a Patricia para entrevistarla. “Me sorprende que pongan el eje en el conflicto y no en ver de qué manera se soluciona. Hay acusaciones y demandas por el tema que no responden, pero reaccionan con un libro de cuentos”, opinó la autora ante una entrevista de 2b. El libro narra la historia de un grupo de animales que vivían a la vera del río Atuel y fueron siendo testigos y víctimas de la desaparición del agua. No hay nada de política en él, e incluso tuvo una alta aceptación a nivel país, en distintos jardines de infantes y hogares, y también llegó a venderse en España e Italia. Sin embargo, los mendocinos tienen cola de paja parece y se ofenden por todo lo que un pampeano diga sobre el Atuel…aunque tengamos razón nosotros. Las partes que más molestaron a nuestros vecinos habrían sido las siguientes: “El canto de las calandrias arrimaba el rumor de que al río se lo habían robado (…) Esperaron dos días, dos meses, dos años pero el agua no volvía” y “Poco a poco el Atuel se convirtió en un camino de tierra seca y cuarteada, donde sólo andaba el viento. El zorro se asomó desde su madriguera y vio algo que no se esperaba: el río, su río, era apenas un hilito delgaducho de agua. Más que un hilo parecía una lágrima”. Patricia defendió su obra y considera que “es importantísimo transmitirles esto a los niños” porque “es una riqueza natural que es tan nuestra como de Mendoza”. La docente les resalta a los medios mendocinos que la llaman que “están poniendo los puntos en el conflicto y se pierden de vista la historia”. “No se trata de pelear, se trata de juntarnos y ver de qué manera lo resolvemos; quizás el camino sea la literatura”, apuntó Lobos, quien escribió un final de su libro de una sutileza formidable: “A otro cuento con este cuento”…y nosotros podríamos parodiar diciendo: Mendocinos, a otro perro con este hueso porque el río Atuel también es pampeano.