Huele feo

El Gobierno Provincial,en oportunidad, aclaró públicamente que es el que pone fondos millonarios para que se hagan las obras de mitigación en Santa Rosa debido a que Nación no envía el dinero que prometió para ese fin.

Las obras en cuestión son avances de un plan de Saneamiento Ambiental mucho más amplio, costoso, que demandará tiempo y que se presenta como la solución de fondo que el gobernador Verna prometió para saldar “la deuda histórica” que la Provincia tiene con la capital en este aspecto. Nación, vale remarcarlo, se comprometió a girar $ 40.000.000 para las obras pero todavía no envió nada. “Administrativamente, la burocracia que maneja Nación no se condice con las declaraciones que hacen sus funcionarios”, afirmaron desde Obras Públicas, como para no dejar dudas acerca de qué estaba hablando. La discusión se trasladó así al terreno de la burocracia, la que separa a los ciudadanos de la solución de sus problemas. En este caso –que también podría hacerse extensivo a la situación de las rutas nacionales- la administración Macri “dijo” más que lo que “hizo” en La Pampa, casi siempre en nombre del “control” de los fondos públicos. Por supuesto, nadie puede oponerse a que se controle el dinero del Estado, porque es el dinero de todos. Pero tampoco puede desconocerse que muchas veces hablar de “control” es una excusa para beneficiar a amigos y echar sal en las heridas de los rivales políticos. En La Pampa, quizás porque Verna “pelea” más de lo que en Casa Rosada están dispuestos a aceptar, varios temas agigantan la sensación de que hay algo de eso: la ayuda que llegó para los incendios o las inundaciones, por caso, fue mucho menor a la prometida, como reclamaron varios intendentes. Paralelamente, municipios “aliados” firmaron convenios para hacer obras con fondos nacionales. De cualquier forma, la relación Macri – Verna no es lo importante. O no debería serlo. Lo importante es que las urgencias no esperan y demorar la ayuda a quienes las padecen es dejarlos librados a su suerte. Prometerles algo y hablarles de “control” para no cumplirles es darle la espalda; huele feo. Sea el Gobierno Nacional, como sería en este caso, el Provincial o el Municipal.
“Un vínculo político que nos fortalece para planificar el desarrollo y reclamar lo que es nuestro”