La venta de pan disminuyó un 40% en el primer trimestre del 2019

La venta de pan disminuyó un 40% en el primer trimestre del 2019

“La gente compra una tirita”.

Las panaderías son uno de los rubros comerciales que más están sufriendo los tarifazos que provocan aumentos exorbitantes en las facturas de gas, luz y agua. A eso, se suma la caída en el poder adquisitivo de los ciudadanos y la alta presión impositiva. “Antes la gente llevaba un kilo y ahora te piden una tirita de miñón o felipe”, graficó el presidente de la Cámara de Panaderos de La Pampa, Eduardo Duscher, según publicó Diario Textual. El dirigente informó que la comercialización de pan tuvo una caída del 40% en los tres primeros meses de este año. Sin embargo, el descenso de las ventas también incluye a otros productos panificados, como las tortas y las facturas. Estas últimas fueron las que más dejaron de venderse ya que la docena cuesta, en promedio, entre $140 y $150. No obstante, este fenómeno de retracción lo están padeciendo la mayoría de los sectores comerciales porque la caída del consumo es general y el tarifazo no discrimina a nadie. Los panaderos están en jaque. De hecho, en enero de 2019 la Federación Argentina de Industrias de Pan (Faipa) decretó la emergencia nacional de las panaderías debido a que muchos de sus propietarios no podían hacer frente al pago de los costos y las distintas obligaciones tributarias. La Secretaría de Energía de Nación benefició a las panaderías, en septiembre del 2018, al determinar una reducción de hasta el 50% en las boletas de gas y la ventaja fue aprovechada por algunos negocios del sector en La Pampa. De todas maneras, esa medida no evitó la difícil situación de crisis que agobia hoy a quienes se dedican a la panificación.