COIRCO: votaron a favor a partir de una coincidencia política

COIRCO: votaron a favor a partir de una coincidencia política

La aprobación del procedimiento de primer llenado de la presa Portezuelo del Viento demostró una vez más como Nación y las demás provincias que integran el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) incumplen con los requerimientos legales previstos de dicho organismo.

En función de esto el Gobernador Carlos Verna solicitó un nuevo laudo presidencial sobre la cuestión, aunque atento a la evidente parcialidad que tanto Macri como sus funcionarios mostraron a favor de Mendoza también pidió que quien falle al respecto sea una autoridad que demuestre imparcialidad y sea capaz, por lo tanto, de hacer justicia. El conflicto El 2 de marzo de este año, el Comité Ejecutivo del COIRCO “aprobó” por 4 votos contra 1 –La Pampa- el procedimiento del primer llenado de la presa. Según el reglamento del organismo, cuando una decisión no es unánime es el Consejo de Gobierno, compuesto por los Gobernadores y representantes de Nación, quien debe expedirse al respecto. Pese a las solicitudes que hizo el Gobernador Verna para que se convoque a una reunión de dicho Consejo, desde Nación nunca hubo respuesta. Ante esta anormalidad y en respeto al estatuto del COIRCO, el Gobernador invocó el laudo presidencial, el siguiente paso previsto para resolver un diferendo. En este punto, como es evidente la tendenciosa acción del Ejecutivo Nacional y la línea sucesoria en favor de los intereses de Mendoza –otorgándole obras, con declaraciones públicas, y llevando a cabo acciones como rehusarse a declarar en la Corte en el caso del Atuel- está claro que no existe en ellas ni la “independencia ni la imparcialidad” necesaria para hacer justicia. Por ello, el mandatario reclamó que quien se expida sea alguien independiente de las directivas del Gobierno Nacional, como el presidente de la Corte Suprema de Justicia. Sin razón Otro hecho marca claramente la coalición entre Mendoza, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires en desmedro de La Pampa en el tema: ninguna fundamentó su voto positivo, tal como exige el reglamento interno del COIRCO. La Pampa, en cambio, sí explicó por qué se opuso. O sea quienes votaron a favor lo hicieron a partir de una coincidencia política o víctimas de su situación financiera que las hace susceptibles de recibir presiones. Al respecto, y aunque pueda entenderse ese contexto, debe quedar en claro que COIRCO es un ámbito para discutir cuestiones técnicas sobre el uso de recursos hídricos interprovinciales, no para hacer política. Utilizarlo para eso es vaciarlo de sentido. Esta falta de fundamentación, es, además, un elemento que técnicamente inhabilita la aprobación de las normas de llenado, por lo cual seguir adelante hace pasibles de sanción a los funcionarios que lo autoricen. Otro argumento que avala la posición pampeana es que como aún no se definió el proyecto ejecutivo definitivo de Portezuelo, aprobar las normas de llenado significaría aprobar algo que después podría modificarse. Como si fuera poco, todavía no se estableció quién será la Autoridad de Aplicación, es decir, el órgano encargado de velar para que las acciones que se tomen tengan en cuenta los intereses de todas las provincias involucradas. Demasiadas irregularidades como para no hacer nada. La solicitud contó con el patrocinio letrado del Fiscal de Estado, José Alejandro Vanini, y del Procurador General de Rentas, Hernán Pérez Araujo.
El desafío del cambio en el uso del suelo
Deuda sin fin
El recuerdo de Benedetto