Hay que pasar el invierno

Hay que pasar el invierno

La estrategia de Cambiemos es aumentar el gas pero cobrar las tarifas del invierno en el verano, cuando hayan pasado las elecciones.

Los niveles de pobreza, de inflación y el dólar vienen batiendo récord de aumentos cada mes, pero igualmente el Gobierno Nacional subirá un 29% la tarifa de gas. El incremento se hará en tres cuotas, que irán de forma escalonada en abril, mayo y junio, pero la trampa o avivada está en que dichas boletas recién se cobrarán durante el verano. De junio a septiembre, todos los usuarios serán beneficiados con un descuento del 22% pero esto no significa un ahorro o reducción de tarifa sino que la diferencia se abonará más adelante. O sea, los meses de invierno, que son cuando más gas se consume, sufrirán un ajuste que empezará a regir el próximo lunes 1 de abril pero las facturas correspondientes a este período se tendrán que pagar a partir de diciembre, en cuatro cuotas que correrán hasta marzo de 2020. Para esa época ya habrán pasado las elecciones. La intención de Cambiemos es reducir el impacto del tarifazo en tiempos preelectorales, aunque las empresas gasíferas no se quedarán sin su ganancia porque el propio Estado, es decir todos los argentinos, les pagará en breve $4.500 millones en concepto de subsidios. Esta estrategia ya había sido usada por el ex Ministro de Energía, Juan José Aranguren, antes de las elecciones legislativas de 2017. El gas no es el único servicio donde se aplica, ya que la luz también sufrió un incremento gradual: se decidió que aumente un 55% en todo el 2019 pero se hará de forma lenta, en febrero subió entre un 26% y un 32%, en marzo un 14% y tendrá dos alzas más de 4% cada una en abril y en agosto. El agua también aumentó su precio un 17% en enero. Los mayores ajustes tarifarios el macrismo los hace a principio de año para que cuando llegue la hora de votar la noticia haya sido asimilada y su influencia esté sosegada. “Cumplimos con lo que nos piden, bajamos el impacto en las boletas”, habría dicho un alto funcionario de Cambiemos, según publicó el diario Ámbito Financiero. Pero lo que quiere la gente es que bajen el precio de las boletas, no el impacto, porque eso beneficia a los intereses de los gobernantes nomás. “Ahora la gente antes de salir de su casa apaga el piloto del calefón”, justificarían desde el Ministerio de Hacienda de Nación, como si fuera un logro positivo de gestión. En estos duros meses que se avecinan para los argentinos, vuelve a la memoria la recordad frase del ex Ministro de Economía de Arturo Frondizi. “Hay que pasar el invierno”, dijo Álvaro Alsogaray ante las cámaras de Canal 7 a fines de junio de 1959, como modo de anunciar que se venía un plan de ajuste.