En Argentina, cuatro de cada diez niños es pobre

En Argentina, cuatro de cada diez niños es pobre

El Indec informó que una familia tipo necesita $27.570 por mes para no caer en la pobreza.

“La situación de la pobreza en Argentina, y en particular de la pobreza que afecta a niñas, niños y adolescentes sigue mostrando un panorama preocupante. Los últimos datos analizados por Unicef muestran que un 42 por ciento de los niños, niñas y adolescentes vive bajo la línea de pobreza (5,5 millones) y un 8,6 por ciento vive en hogares que no alcanzan a cubrir la canasta básica de alimentos”. Con el párrafo anterior comienza el último informe realizado por Unicef durante fines de 2018, para el cual se entrevistó a niños, jóvenes, madres, padres, referentes sociales, médicos y maestros, que habitan en cuatro grandes centros urbanos de nuestro país. El estudio resalta que la crisis económica afecta mayoritariamente a las familias en situación de vulnerabilidad que están integradas por niños y adolescentes, donde el desempleo, la precariedad laboral, el déficit habitacional y la pérdida de poder adquisitivo están haciendo estragos. Algunos de los testimonios recogidos dan cuenta de forma explícita sobre lo preocupante de la situación. “Se incrementó la cantidad de familias que van a buscar comida a los basureros municipales. Saben el horario en el que va el camión a desechar los productos vencidos de los supermercados”, contó un médico que trabaja en un centro municipal de salud. Una mamá admitió que “los grandes cenamos mate cocido, si hay comida que sea para los chicos”, mientras que la presidenta de una asociación de recicladores informó que en el 2017 eran 50 las personas que iban a un basural a buscar comida y hoy aumentaron a 150. En tanto, una referente de un banco de alimentos indicó que “volvieron a aparecer familias enteras en los comedores, algo que hace mucho no se veía”. Las pésimas e indignas condiciones de vida de estas familias producen serios problemas de salud. Diarreas y gastroenteritis por comida en mal estado, junto a afecciones dermatológicas, alergias respiratorias y migrañas son los padecimientos más comunes. También hubo un aumento de los casos de malnutrición y desnutrición, todas situaciones que se vuelven más peligrosas aun porque los damnificados no tienen dinero para comprar medicamentos o acceder a una atención médica. Uno de los niños que fue consultado para el estudio que hizo Unicef dijo que para él la crisis “es dejar de jugar”. En consonancia con esta problemática, hoy jueves el Indec indicó que el nivel de ingresos que un grupo familiar debe tener para no caer en la pobreza creció un 4,3% respecto a enero último. Actualmente una familia argentina necesita $27.570 mensuales para no ser pobre. Ese valor corresponde a la Canasta Básica Total que es la que incluye alimentos y artículos de primera necesidad. Mientras que la Canasta Básica Alimentaria, que determina el nivel de indigencia, tuvo un incremento de 5,1% desde enero y en febrero tuvo un costo de $11.117,11. En los últimos doce meses, la Canasta Básica Total aumentó un 57,2% y la Canasta Básica Alimentaria también subió pero un 59,1%.