INTA e INTI entre vaciamiento, desfinanciación y desvío de fondos

INTA e INTI entre vaciamiento, desfinanciación y desvío de fondos

Los dos organismos estatales más importantes en cuanto a investigación y tecnología atraviesan complicados momentos.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) están siendo atacados por el Gobierno Nacional de manera catastrófica y ponen en jaque su existencia como tales. Mariano Alende, secretario general de APINTA, describió la situación que atraviesa el INTA a nivel nacional. La definió como “muy grave” e indicó que se ha subejecutado el presupuesto, por lo que las actividades actualmente se llevan adelante con fondos extra presupuestarios que deben ser conseguidos por los propios trabajadores del organismo. “Hoy no solo esta comprometido la investigación y la extensión, que son dos pilares del INTA, sino que esta comprometido directamente el funcionamiento. Hoy no tenemos plata para cubrir la luz, el gas, el funcionamiento de los micros que hacen los recorridos diarios de Santa Rosa-Anguil”, graficó durante una entrevista con Radio Noticias. Denunció que el Estado nacional le viene quitando dinero que por ley le corresponde al INTA. Los proyectos de investigación es la forma que tienen de vehiculizar los fondos para financiamiento pero “hace un año que estamos sin proyectos de investigación, con lo cual se ha caído el financiamiento público a cero. Es una situación inédita, es la primera vez que ocurre en décadas”. Por otro lado, Alende dijo que se cerraron 25 agencias de extensión rural a nivel nacional, algo que él considera “gravísimo” porque “son agencias que le dan al INTA la inserción territorial que tiene”. Además, adelantó que se darán de baja tres de los cinco institutos nacionales para la investigación que posee la institución en Agricultura Familiar. Por último, reveló que el organismo posee 800 empleados menos porque el Gobierno Nacional no ha reemplazado a la gente que se jubiló, se retiró o falleció. “Es un vaciamiento total, en todos los aspectos. A parte de la desinversión, los laboratorios no pueden renovar equipamiento, no pueden hacer la reparación de sus insumos básicos, no tenemos renovación de la planta de vehículos, se cierran agencias. Realmente el INTA está en una situación de abandono”, completó Alende. En el caso del INTI la cuestión viene por otro lado. La Junta Interna de ATE denunció que se desviaron más de $2 millones a una fundación que figura en los Panamá Papers. El documento señala que se pagaron “$2.328.480 a la Fundación Proteína y Cultura contra el Hambre y la Desnutrición, por una “capacitación” que han llevado adelante en el INTI”, cuyos contenidos “revisten características escandalosas”. La denuncia informa que el Doctor Mario Kamelman Levitin, presidente de dicha fundación, también figura como presidente de la sociedad anónima offshore Key Factor Corporation, registrada en la investigación de los Panamá Papers. Esta lista estaría integrada por compañías que fueron creadas con el fin de lavar dinero y evadir impuestos. En el INTI fueron despedidos 266 trabajadores y aunque la Justicia luego determinó, en dos oportunidades, que sean reincorporados, las autoridades del organismo todavía no han cumplido con los fallos. Desde ATE afirmaron que los directivos quieren cambiar los ejes de trabajo de una dependencia que “es referente nacional e internacional en ciencia, técnica, metrología y en procesos industriales”. Al mismo tiempo, la denuncia dice que se pagaron sobreprecios. Este caso es uno más de la lista de denuncias que involucra al INTI: licitaciones fraudulentas, adjudicaciones directas de obras y sobreprecios y malversaciones de fondos para la adquisición de servicios. “En base al conjunto de las denuncias que hemos hecho, estimamos un desfalco de cientos de millones de pesos que han girado desde el Estado hacia empresas fantasma y testaferros. Mientras la Industria atraviesa una crisis histórica, el INTI es utilizado como un coto de negocios de Cambiemos y su personal científico técnico es perseguido, hostigado y despedido”, manifestaron los denunciantes.