El Banco Nación debió pedir plata prestada a la Anses

El Banco Nación debió pedir plata prestada a la Anses

La crisis económica y las restricciones impuestas por el FMI dejaron en la cuerda floja a la entidad.

El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, dijo en diciembre pasado que la entidad atravesaba un período de “estrés de liquidez”. En principio, las causas son la política de contracción monetaria que el FMI viene imponiéndole al Banco Central y la crisis económica que imposibilita que empresas privadas paguen sus deudas al Nación. La gravedad de la situación se confirmó en los últimos días, tras conocerse que el Banco Nación solicitó un préstamo a la Anses con un plazo término de 15 días y por un monto total de 5.000 millones de pesos. El dinero sería usado para poder continuar con sus actividades diarias, según publicó el portal Minuto de Cierre. La Anses otorgó los fondos en cuatro operaciones, la primera fue de $4.315 millones y luego hubo tres menores de $300, $250 y $135 millones. La tasa acordad entre ambas instituciones públicas fue elevada; 41,5% anual. La medida de restricción impuesta por el FMI hacia el Banco Central persigue el objetivo de desacelerar la inflación y descomprimir la demanda de divisas, pero ninguno de los dos fines está siendo satisfecho. Por otro lado, perjudica al Nación porque no le permite disponer de los depósitos oficiales de la entidad, los cuales representan un tercio del total de la tenencia de fondo de terceros, y así no puede usarlos para otorgar créditos. Este impedimento, hace que el principal banco argentino no pueda darle un uso financiero a la tercera parte de sus recursos y de esta manera se contrae la actividad económica en general. No obstante, González Fraga también está siendo muy criticado por no haber puesto en marcha otro tipo de mecanismos que dieran respuesta a la situación, estaría peleado con algunos directivos del Banco Nación y se le reclama que haya aceptado sin miramientos la orden del Poder Ejecutivo de financiar con los excedentes de la entidad al Tesoro Nacional, lo que restringió aún más la liquidez.