La última mudanza

La última mudanza

1009 familias recibieron la llave de su casa y una parte de Santa Rosa fue el escenario de una caravana soñada por años.

Muchas fotos y videos circularon ayer viernes por las redes sociales. Fueron subidas por personas que les llamaba la atención lo que veían por las calles de Santa Rosa: cientos de autos y camionetas cargados con colchones, muebles, cajas y todo lo que entrara, que iban rumbo a su nueva casa. El motivo es que se había realizado en el Recreo Mercantil el acto de entrega de llaves de las viviendas a los adjudicatarios que habían sido favorecidos en el sorteo y obtuvieron una de las 1009 casas que fueron construidas en el marco del programa federal “Techo Digno”. En este caso la circunstancia fue totalmente distinta a otras porque las viviendas ya estaban conectadas al servicio eléctrico y por lo tanto tenían luz, gracias a una decisión de la Cooperativa Popular de Electricidad; entonces la gente puede habitarlas desde el primer instante….y eso hicieron, con todos sus sueños y alegría a cuestas. Luego del acto de entrega de llaves, el diputado nacional y candidato a gobernador por el FreJuPa, Sergio Ziliotto, habló con la prensa y dijo que si llega a ganar las elecciones generará más “operatorias” para seguir construyendo viviendas. En ese sentido, explicó que las mismas se financiarán con el monto de deuda que Nación le debe a La Pampa y se trabajará en conjunto con el Banco de La Pampa para cumplir el objetivo, el cual estará destinado a “todos los estratos sociales que necesiten una mano”, es decir que se pensará en el acceso a la casa propia tanto para las clases bajas de la sociedad pampeana como la clase media. No son pocos los ciudadanos que les reclaman a los políticos que mantengan ciertos lineamientos a lo largo del tiempo, por más que haya cambios de gobierno y de dirigentes. La política habitacional tendría que ser una acción que se continúe siempre, más allá de las diferencias partidarias y de quién gobierne. Lamentablemente el Gobierno Nacional actual no lo piensa así y castiga a La Pampa no enviándole fondos para seguir construyendo viviendas, sólo porque los pampeanos no se alinean con su pensamiento. Las únicas que salen perjudicados son las familias que sueñan con el techo propio por años.