La desocupación en el país alcanzó al 9,1% de los habitantes

La desocupación en el país alcanzó al 9,1% de los habitantes

Santa Rosa posee uno de los niveles más altos de desempleo en Argentina.

La ciudad capital de La Pampa está en el quinto lugar del ranking nacional en cuanto a porcentaje de desempleo ya que un 10,1% de sus ciudadanos está sin trabajo. Por encima están grandes centros urbanos como San Nicolás-Villa Constitución, con 11,3%, el Conurbano bonaerense, con 11,4%, Gran Rosario y Mar del Plata con 12,8% cada una. El 2018 finalizó en Argentina con un nivel de desocupación que alcanzó al 9,1% de la población, según el Indec. Esto representa un incremento de casi dos puntos en comparación con el 7,2% relevado por el mismo organismo en el 2017. En números concretos significa que 1.185.000 personas se encuentran desempleadas y buscan trabajo en una población activa de casi 13 millones. Específicamente, a lo largo de todo el 2018 se sumaron 216.000 trabajadores al equipo de los desocupados. Si se proyectan estos datos al total de la población laboral, la cantidad total de desempleados asciende a 400.000, pero si a esta cifra se agregan los subocupados (aquellos que hacen changas y trabajos esporádicos) se concluye que hay 4 millones de argentinos con problemas de empleo. Lo más grave es que esto no termina acá…lo peor está por venir. Una encuesta llevada adelante por el Ministerio de Producción y Trabajo señala que el 58% de los empresarios argentinos reducirá su plantilla de empleados durante este cuatrimestre. “Estamos en una situación en la cual el impacto de la crisis económica está pegando de lleno en el mercado laboral. Esto es preocupante porque desde 2012 este universo de trabajadores no había mostrado variaciones negativas sostenidas en las fases contractivas”, señaló el especialista laboral Diego Schleser. Schleser coordinó un relevamiento de esta problemática durante enero y diciembre del 2018, en el cual se concluyó que 200.000 personas perdieron sus puestos de trabajo registrado en ese período. Desde hacía cuatro años las fuentes laborales venían creciendo: 432.000 puestos en 2013, 126.000 en 2014, 214.000 en 2015, 110.000 en 2016 (por aumento de inscriptos al monotributo) y 266.000 en 2017. “La contracción del año pasado se produjo principalmente por la dinámica negativa del empleo asalariado registrado en compañías privadas. En ese marco, las empresas contabilizaron 126 mil trabajadores asalariados menos, explicando el 63 por ciento del total en el período”, detalló el especialista. Ni los docentes se salvan de esta debacle. El gremio que nuclea a los trabajadores de la educación del sector privado, Sadop, informó que debido a que descendió el número de alumnos que asisten a escuelas privadas se produjo una cesantía de más de 12.000 maestros. La Pampa, junto a Jujuy, Salta, Buenos Aires, Chubut, San Luis, Neuquén, Tucumán, Chaco, La Rioja, Río Negro son las provincias donde más se vienen sintiendo los despidos docentes. “La situación de los maestros es crítica y se ven forzados a tomar lo que sea: una indemnización que no es la correcta o la promesa de que van a llamarlos para darles horas en otro lugar”, explicó María Lázaro, titular de Sadop.