El sueño de un Pacto de la Moncloa a la argentina

El sueño de un Pacto de la Moncloa a la argentina

Los políticos nacionales vienen hablando reiteradamente del Pacto de la Moncloa, pero mucha gente no sabe de qué se trata.

No son pocos los dirigentes políticos argentinos que vienen nombrando en los últimos tiempos al Pacto de la Moncloa. Lo dijo el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, a principios de Febrero en Mar del Plata durante el relanzamiento del espacio Alternativa Federal: “Tenemos que tener la capacidad de hacer, salvando las distancias, lo que hicieron los españoles con el Pacto de la Moncloa”. También lo citó el diputado de Cambiemos, Marcelo Daletto, quien aseguró que la Argentina “no va a salir adelante si no hay un Pacto de la Moncloa” y consideró que el acuerdo debería incluir al kirchnerismo. Asimismo, luego de una reunión entre Roberto Lavagna, Sergio Massa, Graciela Camaño y Marco Lavagna, los protagonistas lanzaron la idea de realizar “un pacto de la Moncloa a la argentina”. Pero…¿qué fue el Pacto de la Moncloa del que tanto se habla en el último tiempo en nuestro país? También fue usado como ejemplo por diversos especialistas de diferentes áreas que analizan la actualidad política argentina. Dicho pacto fue un acuerdo llevado a cabo en España que se firmó el 25 de octubre de 1977 y establecía un consenso entre todas las fuerzas políticas y territoriales para establecer bases sobre las cuales modernizar a su país. Siendo precisos hay que decir que fueron dos los pactos rubricados: uno denominado Acuerdo sobre el Programa de Saneamiento y Reforma de la Economía y otro llamado Acuerdo sobre el Programa de Actuación Jurídica y Política. En esa época, la nación española sufría diversos problemas muy similares a los que padece Argentina en la actualidad: alta inflación, tasas de interés elevadas, crisis económica, devaluación de su moneda, desempleo. Los Pactos de la Moncloa se convirtieron en un ejemplo a nivel mundial porque otorgó prioridad al diálogo y la convivencia democrática. Allí comulgaron vascos, catalanes, partidos de izquierda, políticos heredados del régimen franquista, sindicatos y empresarios. Nadie quedó afuera y así España comenzó uno de los caminos de prosperidad más largos de su historia que la llevó a integrarse en la Unión Europea. Quizás suena utópico pensar algo así en Argentina, que llegue un día donde las fuerzas políticas, gremiales, empresariales, agropecuarias y de los demás sectores dejen de pelear y pisotear los intereses del otro para imponer los propios, y podamos nosotros también vislumbrar un camino de verdadero desarrollo y transformación. Nos lo merecemos.