Las diferentes realidades del acceso a la vivienda

Las diferentes realidades del acceso a la vivienda

Los créditos UVA derrumban el sueño de la casa propia y Nación relanza el Procrear. En tanto, en La Pampa 1009 familias tendrán su nueva vivienda.

El acceso a una vivienda propia es el sueño de la gran mayoría de las familias en nuestro país desde siempre. Nunca resultó sencillo para las clases bajas y medias de Argentina poder dejar de pagar un alquiler y tener su casa, de hecho es imposible que lo hagan si el Estado, en todos sus niveles, no gestiona políticas y programas que faciliten ese derecho. Pero los gobiernos son distintos y sus acciones respecto a esta problemática también. Los créditos UVA fueron promocionados por el actual Gobierno Nacional en los principios de su administración como una gran noticia que resolvería los problemas habitacionales de miles de compatriotas. Sin embargo se han convertido en un calvario porque el precio de las cuotas se ajustan según la inflación. La UVA (o Unidad de Valor Adquisitivo) valía el 31 de diciembre pasado $31,06. A comienzos de 2018, el valor era de $21,15. Es decir, subió 46,9% en línea con la inflación y la devaluación. Por su parte el índice salarial del Indec aumentó sólo 30,4% anual. Muchos adjudicatarios se vienen quejando porque ya no pueden hacer frente al pago de las cuotas o porque el valor de las mismas supera ampliamente a la mitad de sus ingresos. Como muestra de la grave situación del plan, basta recordar las declaraciones del Secretario de Vivienda de Nación, Iván Kerr, quien a principios de febrero pasado afirmó que los créditos UVA están “en jaque”. Las razones que dio es que este sistema de préstamos con intereses atados a la inflación “estuvo diseñado para otra tasa de inflación” y que se llegó a la actual coyuntura debido a la crisis cambiaria que produjo la devaluación. Diego González, un auto convocado que asistió ayer con un grupo de deudores hipotecarios a la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso de la Nación para pedir que frenen las ejecuciones, dijo que un diputado del PRO los acusó de haberse “enriquecido” con la devaluación. Ningún legislador representante del Gobierno Nacional asistió a la reunión y el diputado macrista Eduardo Amadeo le habría dicho, según González, que sus casas ahora valían el doble por la devaluación. “Le dije que la devaluación nos trajo pérdida de poder adquisitivo, pero insistió en que somos más ricos que antes\\\", relató el hombre entre lágrimas. Por otro lado, hoy miércoles el portal Infobae informó que el Gobierno Nacional relanzará el Procrear. Este tipo de préstamos se seguirían ajustando por UVA, pero la novedad estaría en que se bajaría la tasa de interés y se otorgarían subsidios mayores. Lo que todavía no se especificó es sí estos nuevos Procrear continuarán siendo habilitados solamente para comprar viviendas o también se podrá construir con ese dinero. La diferencia es que si se construye, se da movimiento al sector de la construcción además de al inmobiliario. La contracara de estas políticas nacionales se da en La Pampa, donde se sortearon a los nuevos 1009 adjudicatarios que recibirán la llave de su casa el próximo viernes. Estas viviendas corresponden al Plan Federal Techo Digno que se concretó en Santa Rosa. Por suerte, y a pesar de que Cambiemos desde que asumió no envió un solo peso para seguir construyendo viviendas en nuestra provincia, el Gobierno Provincial tomó la determinación de trabajar en conjunto con las municipalidades y elaboró el Plan Pampeano de Viviendas para poder continuar con esta política habitacional que distingue a nuestra provincia en todo el país. Hoy miércoles hubo familias adjudicatarias que hicieron fila en las afueras del Club Argentino desde las primeras horas de la madrugada para ser los primeros en terminar con los trámites para recibir su nueva casa. Esto demuestra que la demanda del derecho a una vivienda digna sigue tan vigente como siempre, y que hay gobiernos que ante las adversidades del contexto buscan soluciones para todos, y otros que no se hacen cargo de sus fracasos y echan culpas.