El Gobierno Nacional va con todo contra Ramos Padilla

El Gobierno Nacional va con todo contra Ramos Padilla

Desde el Poder Ejecutivo nacional pidieron a su representante en el Consejo de la Magistratura que le inicie juicio político al juez federal.

La investigación que está llevando adelante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre una supuesta red ilegal que funcionaba de manera paralela al Estado y se dedicaba a espiar y extorsionar empresarios parece ser que perjudica mucho a Cambiemos. Algunos políticos del oficialismo, como las diputadas Paula Olivetto y Elisa Carrió, y la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich estarían involucradas en la causa debido a que en el allanamiento que se realizó en la casa del falso abogado Marcelo D´Alessio se encontraron pruebas que determinan que habían relación entre los nombrados. Ayer viernes en las últimas horas de la tarde, el Gobierno Nacional le pidió a su representante en el Consejo de la Magistratura, Juan Pablo Mahíques, que inicie un juicio político contra Ramos Padilla, presentación que podría llegar a presentarse este próximo lunes. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que dirige Germán Garavano, difundió un comunicado donde explica las razones de la decisión. “Manifiesta actuación irregular y violatoria de los deberes de imparcialidad y reserva que todo juez debe guardar respecto de las causas que tramitan ante sus estrados y en resguardo de los derechos de las partes involucradas”, detalla el escrito. La carta que el Ejecutivo le envió a su representante en la Magistratura también plantea que Ramos Padilla actuó con “intencionalidad” y afirmó “como verdaderos, extremos de la investigación que conforme sus propios dichos, todavía no han sido verificados”. Le pide entonces al Consejo que determine si el juez incurrió en “incumplimiento de sus funciones”, y argumentó que “hizo de su investigación una cuestión política y mediática alejada del rol que la Constitución Nacional reconoce al Poder Judicial”. La persecución de Cambiemos contra el magistrado no es nueva, viene desde hace tiempo pero se aceleró luego de que Ramos fuera el pasado miércoles a la Comisión Bicameral de Libertad de Expresión, donde expuso los revelamientos más importantes de su investigación. Se conoció que el alcance de la red ilegal de espionaje y extorsión podría llegar hasta el presidente Mauricio Macri ya que se sabe que en una conversación mediante chat entre D´Alessio y el fiscal Carlos Stornelli, el primero le dice al otro que “estaba con el amigo MM”. También influyeron el nuevo pedido de citación a indagatoria para Stornelli y la intención de realizar una ampliación de la indagatoria hecha a D´´Alessio, que esta vez se negó a hablar. Además, el caso empezó a expandirse porque el juez federal Luis Rodríguez realizó un pedido de indagatoria contra el fiscal Juan Ignacio Bidone, quien reconoció haber colaborado con D´Alessio para llevar a cabo tareas de espionaje. Esta maniobra del Gobierno Nacional para sacarse de encima a Ramos Padilla, despertó los cuestionamientos de diversos sectores de la política y de especialistas en derecho penal. El abogado pampeano Andrés Gil Domínguez, quien fuera un hombre muy crítico del kirchnerismo, expresó que “solicitar el juicio político del juez Ramos Padilla implica un suicidio institucional del gobierno, que lo asemeja a las peores prácticas del kirchnerisno y un avasallamiento de la independencia del Poder Judicial. No luchamos tantos años por la República para terminar así”. “La pregunta es qué quieren cubrir, ¿sólo lo que ya sabemos? ¿o esta decisión pretende encubrir actos que todavía no conocemos y que ellos creen que ya vamos a conocer? Es el típico acto del nivel de inmoralidad previo a dejar el Gobierno”, manifestó el letrado Maximiliano Rusconi, quien definió a la actitud del oficialismo como un “tremendo y global acto de encubrimiento”. Por su parte, la abogada Elizabeth Gómez Alcorta dijo que el Gobierno Nacional quiere “obstaculizar la investigación”. Explicó que lo expuesto por Ramos Padilla no fue opinión personal porque coincidió con los contenidos de las resoluciones y procesamientos que había dictado antes y que eran de conocimiento público. En ese sentido, consideró que existe “una doble vara” porque a pesar de que ya está confirmada la actuación irregular del fiscal Stornelli, no hay pedidos de juicio político contra él. "Pero además también una cantidad de funcionarios, la mayoría fiscales que se pasean en programas televisivos que son asiduos asistentes a TN y que en ese sentido nadie objeta que puedan dar a conocer o que puedan hablar sobre las investigaciones que tienen en curso. Si uno pone en tela de juicio todo esto justo, creo que lo que queda claro es que lo no quieren que el juez Ramos Padilla siga investigando o que se conozca, o que todos podamos conocer que es lo que está pasando, que es lo que hay en esa causa", concluyó Gómez Alcorta.