Más de 12.000 despidos y suspensiones en enero y febrero

Más de 12.000 despidos y suspensiones en enero y febrero

El año empezó como terminó el anterior: con gente que se queda sin trabajo.

Entre enero y febrero de 2019 hubo un total de 12.352 personas que fueron despedidas o suspendidas de su trabajo, según el último informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA). En comparación con igual período de 2018, ahora se concretaron 105 despidos más que hace un año atrás, lo que demuestra que la crisis se sigue agravando. La industria y los servicios fueron los sectores que más trabajadores despidieron y en un 20% de los casos se debió al cierre de empresas. De los 12.352 casos, solo 98 correspondieron al sector público, el resto de los despidos y suspensiones se dio en el sector privado (12.254). La industria despidió y suspendió 8352 trabajadores, los servicios expulsaron a 3502 personas y en la construcción se registraron 400 casos. La industria viene experimentando caídas desde el año 2016 y los rubros con mayor reducción de su planta de empleados en este 2019 son el automotriz y autopartes, seguido por el textil, electrónica y electrodomésticos, alimentos y bebidas. En el sector servicios, el comercio experimentó muchos cierres y reducciones por lo que acaparó el 48% de los despidos y suspensiones. También se dio esta situación en el sector transporte, delivery, medios de comunicación y seguridad. Las razones, en todos los casos, se deben al descenso del consumo por pérdida de poder adquisitivo de la gente y a la apertura de importaciones. “Es un dato llamativo. Enero y febrero son meses con menor actividad económica y tradicionalmente recién en marzo se ve el impacto en el mercado de trabajo: si hay un mercado que absorbe trabajadores, se ve en marzo y, si hay pérdida de trabajadores, también. Lo llamativo, y quizás sí anticipa lo que puede ser el año, fue que en dos meses tradicionalmente sin grandes movimientos ahora hubo mucha expulsión de trabajadores”, analizó Hernán Letcher, coordinador del CEPA. En su informe, el organismo demarca dos momentos bien diferenciados: el primero se dio entre enero y abril de 2018, cuando los despidos y suspensiones fueron mayoría en el sector público, pero a partir de mayo la pérdida de puestos laborales se dio con más magnitud en los privados, agravándose desde septiembre y persistiendo hasta la actualidad.