Neuquén fue el ejemplo de la vulnerabilidad del voto electrónico

Neuquén fue el ejemplo de la vulnerabilidad del voto electrónico

95% de los votos se emitieron de manera electrónica y solamente el 5% se hizo con boleta de papel.

Los especialistas indican que el únicos sistema de votación que no deja dudas y garantiza transparencia es la boleta única de papel. Bien, poco le importa ese dato al Movimiento Popular Neuquino que gobierna la provincia patagónica desde 1962. En las elecciones que se celebraron ayer, las máquinas de votación registraron muchas irregularidades y tanto el partido Unidad Ciudadana-Frente Neuquino como Cambiemos afirmaron que recibieron denuncias de gente que votaba un candidato y en la pantalla o cuando imprimían la boleta les aparecía otro. En algunos casos salía la boleta de Omar Gutiérrez, candidato del oficialismo que finalmente ganó, y en otros el papel se imprimía en blanco. Los apoderados de la alianza que conformaron el kirchnerismo y el peronismo presentaron una denuncia ante la Justicia Electoral ayer al mediodía, en medio de los comicios. El presidente de la Junta Electoral y del Tribunal Superior de Justicia, Germán Busamia, quiso restar importancia a lo complejo de la situación y salió a decir que el comicio se desarrollaba “con total normalidad”, pero cerca de la hora de cierre de las mesas emitieron un comunicado donde habilitaban a que las personas que la máquina les entregaba un voto que no era el elegido podían repetir el proceso y votar de nuevo. Ya era tarde, y además la explicación de Busamia había sido que eran electores que se arrepentían de su elección y querían cambiar el voto. Una justificación desvergonzada que intentaba ocultar la vulnerabilidad que estaba mostrando el sistema de boleta electrónica. “La web con los datos de la elección en Neuquén está alojada en un servidor en EE.UU. que pertenece a Amazon. ¿Cómo justifican esto? Es una elección de una provincia argentina. Todo un descontrol”, denunció el periodista Ari Lijalad en su Twitter personal, donde subió una captura que comprueba su afirmación y así agregó más condimento a una elección marcada por la sospecha de fraude, aunque nadie se animó a decirlo abiertamente. Cada medio de comunicación empezó a leer los resultados según la orientación de su línea editorial. Estaban los que hacían hincapié en que el candidato de Macri (Horacio “Pechi” Quiroga) había salido tercero cómodo con solamente el 15% de los votos, también los que resaltaban que el candidato de Cristina había salido segundo lejos y no cumplió lo que proyectaban las encuestas, los que aseguraban que el reelecto Gutiérrez es aliado a la Casa Rosada y también los que lo definen como muy crítico del gobierno de Cambiemos. Lo llamativo es que la mayoría de los análisis sobre los resultados de las elecciones en Neuquén son hechos por medios, periodistas y opinólogos de turno que viven en Buenos Aires y no conocen ni de cerca la realidad de la provincia patagónica. Y nadie analizó en serio el daño que se le hizo a la democracia con el voto electrónico, que experimentó más dudas que certezas y que es el sistema que Cambiemos quiere imponer en todo el país.