Casi 90 mil bonaerenses se dieron de baja del servicio de gas

Casi 90 mil bonaerenses se dieron de baja del servicio de gas

El número representa casi la misma cantidad de habitantes que tienen General Pico, General Acha, Realicó y Eduardo Castex juntos.

El servicio de gas aumentó un 2.400% desde el 2015 hasta el día de hoy y los salarios lo hicieron, en el mejor de los casos, en un 150%. Esa es la principal razón por la que ya van 87 mil familias de la provincia de Buenos Aires que se dieron de baja del servicio, según datos de las propias empresas distribuidoras y de la Defensoría del Pueblo bonaerense. Mucha gente que ya no puede pagar la factura, está evaluando la posibilidad de volver a utilizar garrafa o leña. Walter Martello, titular de dicha Defensoría, explicó que la desconexión del servicio de gas implica un atraso “de hasta 20 años” en cuanto a tema de seguridad y calidad de vida. “En la audiencia pública de hace dos martes las propias empresas plantearon un aumento de 34 por ciento, con el que acumulan un 2400 por ciento desde 2015”, informó Martello en declaraciones a radio AM 750, y adelantó que no será el único incremento del año ya que las compañías anunciaron que el 34% sólo alcanzaba para cubrir la suba del primer semestre del 2019. Los bonaerenses que se terminaron dando de baja, antes habían solicitado pagar en cuotas y algunos incluso habían recurrido a préstamos del circuito informal. Para tener una idea de lo significa el aumento en dinero: cuando se haga efectivo el último ajuste de 34%, quienes en 2015 pagaban $230 de cargos fijos, ahora deberán abonar $3.000. “Uno puede discutir si está bien o no el cuadro tarifario que permitía que una persona pagara 200 pesos por el servicio, pero efectivamente no está bien que se paguen 3000”, sentenció Martello. “En la Defensoría verificamos que la gente deja de pagar la factura del servicio público, solicita cuotas a la empresa, que les dan hasta seis pero tampoco alcanza. Entonces van al circuito informal y se le genera el próximo mes un espiral porque tienen que pagar la tarifa, la cuota de la financiación y la cuota del endeudamiento por lo cual son expulsado de los servicios públicos por mucho tiempo. Es gente que no va a poder volver nunca más”, se lamentó el Defensor del Pueblo.