Gestos que no abundan en estos tiempos

Gestos que no abundan en estos tiempos

Encontró una billetera y la devolvió pero con un sincero mensaje para su dueño.

Un albañil de la ciudad de Rosario perdió su billetera en la que contenía sus documentos personales y $500. La pudo recuperar pero sin el dinero, aunque una nota le explicaba el por qué: "Perdón. Yo no soy de tomar cosas ajenas, pero no tengo que darle de comer a mis hijos, así que la plata se la debo", decía el escrito dejado en el interior. El trabajador no se enojó ni criticó la actitud de la persona que encontró su billetera y se quedó con el dinero. Por el contrario, se mostró feliz por la sinceridad y el fin que le iba a dar a la plata. El propietario de la billetera se llama Víctor Molina, según publicó el diario La Mañana de Neuquén, y logró conseguirla nuevamente porque la persona que la encontró la llevó a una radio donde recolectan objetos perdidos para tratar de devolverlos. "Tenía 500 pesos, si realmente sacó el dinero para darle de comer a sus hijos, en buena hora que la perdí y la encontró esa persona, por algo pasan las cosas. Si realmente lo hizo para alimentar a su hijo, está muy bien, que no se haga problema. A mí no me debe nada, ya está", expresó Víctor a Radio Casilda. El albañil tiene 8 hijos, pero nunca puso en duda que lo que decía la nota era verdad y por eso se sintió satisfecho con la acción. "Estoy convencido que lo que está escrito en la nota es verdad. Si la hubiera encontrado un sin vergüenza, saca la plata y la tira. Pero si dejó una nota hasta pienso que en algún punto es alguien que me conoce", indicó. Por si fuera poco, también agradeció al desconocido que le devolvió la billetera porque pudo recuperar sus documentos, que eran lo que le importaba. "La plata va y viene. Es muy difícil tomar una decisión cuando te pasa algo así, cuando tu familia tiene hambre. Ojalá nunca me toque", concluyó Víctor. Un hermoso gesto de dos personas que están pasando necesidades pero que por eso no dejaron de priorizar lo que realmente importa, y quizás sin conocerse se hicieron un bien mutuamente.