¿Mentiras o pérdida de contacto con la realidad?

¿Mentiras o pérdida de contacto con la realidad?

Macri inauguró el período ordinario de elecciones legislativas en el Congreso y dijo que “hoy la Argentina está mejor parada que en el 2015”.

A veces uno duda si el cinismo del presidente Mauricio Macri no tiene límites, si realmente vive en una dimensión paralela que le oculta la realidad nacional o si está camino a convertirse en un pastor evangélico. Las palabras y afirmaciones que vertió hoy viernes por la mañana durante la inauguración del 137º período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación fueron una burla para todos los argentinos. “Se está acabando la impunidad”, dijo, cuando hace días se desató una trama de extorsiones en las que están involucrados altos mandos del mundo judicial, importantes periodistas de medios afines a Cambiemos, empresarios, abogados y políticos. “Vivir en democracia es respetar al otro, es escuchar y dialogar, estoy acá porque me votaron los argentinos”, agregó luego, el hombre que gobierna por decretos porque hay asuntos que no quiere dejar que se discutan en el Poder Legislativo como se debería. Además, cada día hay más argentinos que lo votaron y se arrepienten abiertamente. También aseguró que él es “el primero en saber lo que han sido estos meses, cuánto dolor, cuánta angustia, y me he hecho cargo”. No se lo ve muy angustiado en las seguidas vacaciones que se toma en Villa La Angostura o en Chapadmalal, y dejar que los problemas del país se profundicen no es hacerse cargo de nada. Ya se lo dijo un obrero hace unos días en una recorrida por Capital Federal: “Hagan algo”, recriminó el trabajador desesperado. El resto del discurso presidencial no deja mucho más para el análisis. Sólo algunas frases que parecen sacadas de libros de autoayuda, como que “hemos salido del pantano en el que estábamos” o “nuestro tiempo es hoy” y “vamos con fuerza, vamos en serio, vamos con coraje, vamos con pasión”. Para el final queda lo mejor. Macri aseguró que él está “peor que hace algunos años”, pero calculamos que se referirá a su aspecto físico o su salud, porque en lo que hace a su economía personal debe ser uno de los pocos argentinos que está mucho mejor. “Si no hubiésemos tomado las decisiones que tomamos, la economía hubiera colapsado. Este es un modelo gradual que fue exitoso durante dos años y medio. Bajó la inflación y creamos 700.000 puestos de trabajo”, con esta declaración si el auditorio no explotó en carcajadas es porque estaba colmado de sus propios funcionarios y periodistas oficialistas o que hacen su trabajo con profesionalismo, porque hay que tener entereza para aguantar la risa con una mentira tan grande. La estrategia de Cambiemos no cambió, se sigue basando en prometer y dar esperanzas infundadas que nunca llegan. La negación total de la crisis argentina que empuja a la pobreza y al desempleo a miles de compatriotas por día es una tomada de pelo para toda la sociedad.