Se huele a fraude en las elecciones de Octubre

Se huele a fraude en las elecciones de Octubre

Macri cambió por decreto el sistema electoral de control de las votaciones.

El Gobierno Nacional está llevando adelante un intento para cambiar la manera de certificar los votos de las mesas electorales en las elecciones PASO del 11 de agosto próximo y en las Generales del 27 de octubre. La advertencia fue hecha por Rubén Marín, quien informó que en enero pasado Cambiemos emitió Decretos de Necesidad y Urgencia con el objetivo de eliminar los telegramas del correo y modificar el sistema de cómputos de los comicios. “El gobierno quiere cambiar las reglas de juego del proceso electoral, a través de decretos que salieron en enero. Quieren sustituir la certificación que hace la mesa de votación con firmas de fiscales y presidentes de mesa cuando termina la elección para computarizarla evitando que esa certificación se haga”, afirmó el presidente del PJ pampeano. Marín manifestó que los mencionados decretos no tuvieron mucha difusión y alertó sobre la peligrosidad de su contenido “porque quieren cambiar el sistema electoral de control de la votación”, al tiempo que definió como “sugestivo” el hecho de que “lo hagan previo a una elección”. Del mismo modo, el ex gobernador manifestó que no le encuentra otro sentido a estas medidas que el probable cometimiento de fraude electoral ya que no hay razones para que el Gobierno Nacional modificara el sistema de control de los votos a través de decretos de necesidad y urgencia, porque no hay ninguna necesidad ni urgencia que lo justifique. En concreto, lo que quiere hacer Cambiemos es que las actas de cada mesa de votación sean escaneadas y se elimine el certificado de escrutinio de cada una de ellas, lo que impediría que los fiscales de cada partido político y las autoridades de mesa designadas por la Justicia Electoral puedan corroborar los resultados. Este tema fue debatido en la primera reunión de este año de la Mesa de Acción Política del PJ que comanda Marín, y será puesto en discusión también en el próximo Congreso Nacional del PJ a desarrollarse el 7 de marzo en Capital Federal. El macrismo y sus socios radicales tienen antecedentes que lo relacionan con las sospechas del fraude electoral. En las PASO legislativas de 2017, hubo muchos votantes que denunciaron en la provincia de Buenos Aires que las actas finales de varias mesas donde ellos votaron aparecían con “0” votos para Cristina Fernández, y también otras personas alertaron que había mesas cuyos resultados no habían sido cargados a la página oficial de conteo. Incluso, en ese entonces, llegaron a circular videos que mostraban como los empleados encargados de cargar los votos eran impedidos de hacer su trabajo por sus superiores. Por si fuera poco, en enero pasado se conoció una denuncia de fraude electoral en el Congo, donde se usaron para votar las máquinas electrónicas que habían sido diseñadas exclusivamente para Argentina. En 2016, el ex Ministro de Modernización de Nación, Andrés Ibarra, compró estas máquinas con la intención de implementarlas en los procesos electorales de nuestro país, pero tal acción le costó el cargo porque lo hizo antes de que el Congreso debatiera la ley de Reforma Electoral, normativa que finalmente no fue aprobada porque se comprobó que poseía muchas vulnerabilidades.