El viejo discurso que se cae

El viejo discurso que se cae

El empleo privado en La Pampa creció más que el público en los últimos 16 años.

Uno de los argumentos que suele utilizar la oposición pampeana para criticar al partido gobernante de la provincia es que en La Pampa hay muy pocos puestos de trabajo en el sector privado y todas las fuentes laborales pertenecen al sector público. Pues bien, eso es mentira y lo demuestran los datos del Ministerio de Trabajo de la Nación y del Instituto de Seguridad Social de La Pampa. Entre 2002 y 2018, los empleos privados provinciales aumentaron un 68,1% al pasar de ser 23.600 a 39.680, en cambio los públicos se incrementaron en menor medida, un 52,1% al subir de 21.247 a 32.315. Los opositores no son ingenuos, utilizan para sostener su posición los últimos 20 años así entra en el análisis la crisis de 2001, cuando todos los indicadores a nivel país se deterioraron bruscamente, y el desempleo era un grave problema para un sector muy grande la población. Hay que recordar que esa crisis se produjo bajo la gestión de Fernando De La Rúa, que pertenecía al mismo partido radical que es el que hoy está gobernando el país junto a Macri y nos está llevando directo hacia una nueva debacle económica y social. Son los mismos radicales que quieren gobernar la provincia de La Pampa porque aseguran que el modelo actual del PJ está agotado, que la gente vive del Estado y que no hay trabajo privado. Una de las tantas artimañas que se usan en épocas electorales. Lo que no explican es cómo van a hacer para generar trabajo privado, como prometen, en medio de un proceso de ajuste que cada día asfixia más a los argentinos y que también repercute en los pampeanos. Hay que arreglárselas para seguir sacando la provincia adelante sin acompañamiento del Gobierno Nacional, tal como está haciendo la actual gestión de Carlos Verna. Volviendo a los datos duros, sabemos que el trabajo privado creció un 30,7% más que el público durante los años 2002 y 2018 en La Pampa. El primero aumentó en un total de 16.000 puestos, mientras que el segundo lo hizo en 11.000, eso sin contar el trabajo “en negro”. A eso hay que agregarle que nuestra provincia sin tener mayoría de empleados públicos, sí cuenta con uno de los mejores sistemas de salud, educación y seguridad del país. Eso se logró gracias a las políticas del Gobierno Provincial pero fundamentalmente también por la labor de calidad que prestan los profesionales y empleados que se desempeñan en dichos sectores. Asimismo, si analizamos todas las categorías de ocupados que existen en La Pampa (ya sea formal o informal, dependiente o independiente, etc) sabremos que la estructura se divide de la siguiente manera: 35.000 corresponden al sector público, 112.000 al sector privado, 13.000 son patrones, 63.000 son obreros o empleados, 28.000 son cuentapropistas y 7.000 trabajadores familiares.