Los dueños del fútbol manchan siempre la pelota

Los dueños del fútbol manchan siempre la pelota

Mientras los dirigentes del Nantes y el Cardiff se pelean por el dinero del pase, Emiliano Sala fue despedido por la gente que lo quería.

Hoy sábado se realizó el entierro de Emiliano Sala en su pueblo natal; Progreso. Familiares y amigos despidieron entre lágrimas y mucho dolor al jugador de fútbol que perdió la vida el mes pasado cuando la avioneta que lo transportaba cayó al Canal de la Mancha. El Cardiff de Gales había comprado a Sala por 19 millones de dólares, el traspaso más caro en la historia del club. Quien iba a ser su técnico, Neil Warnock, junto al director general del club, Ken Choo, viajaron especialmente para asistir a la ceremonia. También lo hicieron representantes del Nantes, el equipo francés donde Emiliano jugó antes de ser vendido, y Nicolás Pallois, uno de los mejores amigos que le dio el fútbol en dicha institución. Sin embargo, las ambiciones de los empresarios que casi han matado la pasión que existe por este deporte a nivel mundial, si no fuera por la gente ya hubiese perdido el sentido hace rato, no entienden de duelos ni de respeto. El Nantes ya empezó a reclamar, aún antes de que se encontrara el cuerpo del santafesino, al Cardiff para que le abone el pase del jugador. Puso en conocimiento a la FIFA sobre la deuda de los galeses y amenaza con llevar el caso ante la Cámara de Resolución de Litigios de la máxima instancia del fútbol internacional. Los dirigentes del Cardiff argumentan que están esperando esclarecer ciertas irregularidades que presentaría el contrato realizado, antes de pagar la primer parte de lo acordado. La rúbrica se llevó a cabo el pasado 21 de enero, ese mismo día Emiliano se despidió de sus antiguos compañeros de equipo, su amigo Nicolás lo llevó al aeropuerto y un tomó un avión para poder estar al día siguiente entrenando con su nuevo club…lamentablemente, nunca llegó a destino. Poco les importó a los dueños del fútbol la desesperación de su familia por saber lo que pasó y la vigilia de todo el mundo deportivo por conocer si el joven de 28 años seguía vivo o no. Ellos enseguida empezaron a preocuparse por dejar en claro sus finanzas. No está mal preocuparse por lo que les pertenece, pero en esta ocasión hubiese correspondido esperar un poco más, dejar que pase el dolor o por lo menos llevar a cabo los artilugios judiciales de forma más reservada. Al fin y al cabo, parte de lo que lograron fue gracias a los goles de Emiliano Sala. Dejen descansar en paz.