El vino pampeano sigue siendo descubierto a nivel nacional

El vino pampeano sigue siendo descubierto a nivel nacional

La Nación publicó un informe donde destaca las características de los nuevas producciones vitivinícolas, entre las que se encuentra La Pampa.

El suroeste de La Pampa no es el único lugar del país donde se están produciendo vinos de calidad y diferentes gustos, pero fue una de las regiones más destacadas por un artículo del diario La Nación que escribió el periodista Sebastián Ríos. Ríos admite su asombro por cómo ha cambiado la zona de Casa de Piedra en los nueve años que pasó sin visitarla. “Descubro a ambos lados de la ruta cientos de hileras de pequeñas vides que miran al sol; recuerdo entonces que nueve años atrás, cuando recorrí esta misma ruta, donde hoy hay vides todo era desierto”, escribió. El 97% de la superficie cultivada con vid en Argentina la concentran Mendoza, San Juan, La Rioja y Salta. Pero de un tiempo a esta parte también vienen ganando protagonismo, además de nuestra provincia, Chubut, Chapadmalal, la Quebrada de Humahuaca y el Alto Valle de Río Negro. La frontera de producción vitivinícola se corrió hacia todos los puntos cardinales, sur, este, oeste y norte, en busca “de vinos con perfiles distintos, capaces de ofrecer una permanente dosis de novedad, también, de sorpresa”. Máxime teniendo en cuenta que hace más de cuarenta años, el vino solía estar todos los días en las mesas argentinas y se consumían 90 litros per cápita al año; ahora la media es 20 litros per cápita. En ese contexto, el autor de la nota resalta el progreso que ha experimentado el suroeste pampeano, más precisamente Casa de Piedra. “La Pampa es justamente una de las provincias que más ha crecido -proporcionalmente- en materia de vitivinicultura: contaba solo con 8 hectáreas plantadas con vides en 2000; en 2017, según estadísticas del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), pasó a tener 275. De hecho los vinos de Bodega Del Desierto, establecida en el Alto Valle del Río Colorado, son relativamente fáciles de hallar hoy en las vinotecas”, detalló el cronista. Sin exagerar, el artículo de La Nación define a La Pampa como “un mundo nuevo para el vino” y relata una anécdota protagonizada por Laura Catena, directora de la bodega Catena Zapata, quien en un restaurante exclusivo de Palermo dio de probar a un grupo de periodistas un vino elaborado en su instituto de investigación. “Uno de ellos era una Bonarda: oscura, frutal, intensa, redonda. ´¿Adivinen de dónde es?´, invitaba a jugar. Nadie acertó: ´Es de Casa de Piedra, en La Pampa´”, contó Ríos. El alto nivel que ha logrado desarrollar la vitivinicultura en nuestra provincia no fue pura casualidad, sino que es el resultado de una política del Gobierno Provincial que viene de largo plazo. El Estado pampeano ha realizado las inversiones necesarias en infraestructura y apoyado a los productores vitivinícolas con créditos, y eso viene siendo reconocido también por importantes bodegas nacionales que están viniendo a instalarse en La Pampa. O sea, la nota de uno de los diarios más importantes de Argentina no hace más que resaltar algo que los pampeanos ya sabíamos, pero no es malo recibir un mimo de vez en cuando.