Los salarios de los docentes argentinos están entre los más bajos del mundo

Los salarios de los docentes argentinos están entre los más bajos del mundo

Un estudio asegura que los maestros en Argentina cobran menos de la mitad que el promedio mundial y resalta que durante el 2018 perdieron 20 puntos respecto a la inflación.

El Centro de Estudios de la Educación Argentina, perteneciente a la Universidad de Belgrano, se basó en datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y realizó un estudio de los salarios docentes a nivel mundial. Así, reveló que los sueldos de los maestros argentinos están entre los más bajos del mundo ya que se ubican en la posición 36º de los 37 países que releva la OCDE. Para graficar lo grave de la situación: el primer lugar del ranking lo ocupa Luxemburgo, donde un docente con diez años de antigüedad cobra 90.782 dólares por año, en tanto que en Argentina un maestro de la misma antigüedad (a valores de septiembre 2018) percibe 18.253 dólares anuales. Es decir, en Luxemburgo los responsables de la educación ganan cinco veces más que acá en nuestro país. En tanto, si se analiza el promedio de los salarios percibidos por los docentes de los 37 países relevados se concluye que el promedio es de 41.884 dólares por año, lo que representa más del doble de lo que gana un maestro argentino. Otro dato preocupante es que si se toma el sueldo promedio del docente argentino de diciembre de 2017, estarían ocupando el puesto 34º de dicho ranking, lo que significa que el poder adquisitivo de nuestros maestros viene bajando. El estudio hace hincapié en naciones de Europa y Norteamérica, principalmente, pero igualmente Argentina aparece por debajo de países latinoamericanos como Chile, México y Costa Rica donde sus maestros cobran más que los nuestros. “Las naciones que avanzaron rápidamente en la calidad de su educación lo hicieron mejorando la preparación de los nuevos docentes, con jerarquía de carrera plenamente universitaria, y apuntando a que los mejores alumnos secundarios de hoy sean los docentes de mañana. Desde ya que esto exige que la profesión sea plenamente reconocida con mejores niveles salariales”, explicó Alieto Guadgani, director del Centro de Estudios que realizó el informe. El trabajo también advierte que, según datos de septiembre de 2018, un docente con diez años de antigüedad en nuestro país ganaba en promedio $20.833, o sea, que sus ingresos estaban por debajo del valor de la Canasta Básica Total del INDEC, que sirve para dividir la línea de pobreza y que se estimaba en un mínimo de $22.558.