Imputaron a Macri, Aranguren e Iguacel

Imputaron a Macri, Aranguren e Iguacel

La acusación es por un presunto fraude de 400 millones de dólares al intentar “regalar” dos centrales termoeléctricas.

El presidente Mauricio Macri, el ex ministro de Energía Juan José Aranguren y el ex Secretario de Energía, Javier Iguacel, fueron procesados por la Justicia Federal y están siendo investigados por haber querido vender dos centrales termoeléctricas por un precio mucho menor al que realmente valen para favorecer a algunos amigos y parientes empresarios. El caso surgió a raíz de una denuncia presentada por los diputados nacionales Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, Fernanda Vallejos y Adrián Grana. Según un decreto del 2017, el Poder Ejecutivo nacional tasó a la central Ensenada de Barragán y la Brigadier López por 305,9 millones de dólares, con un monto mínimo de oferta en efectivo de 229 millones de dólares, y en 207 millones de dólares, con un mínimo de oferta en efectivo de 155 millones de dólares, respectivamente. Estos valores serían irreales ya que ambas centrales costarían, por lo menos, 400 millones de dólares más de lo que el macrismo las quiso vender. “¿Cómo puede admitirse que el Estado Argentino enajene activos públicos estratégicos por casi 267 –Barragán- y 110 –Brigadier López- millones de dólares menos de lo que valían en 2012?”, pregunta la denuncia confeccionada por los mencionados legisladores. En el documento presentado ante la Justicia también se remarcan ciertas irregularidades ocurridas. Una de ellas es el abandono de las obras por parte de Iecsa, que junto a Isolux fueron las dos empresas que ganaron las licitaciones para construir las centrales, que igualmente fue indemnizada por el Estado nacional con 1.600 millones de dólares. Dicha compañía era dirigida por el primo de Macri; Ángelo Calcaterra. Asimismo, alertaron sobre la presencia de empresarios que trabajaron para el sector privado junto a funcionarios actuales y hoy pasaron a ocupar puestos públicos. Tal es el caso de Alberto Raúl Brusco, director ejecutivo y gerente de termoeléctricas de Ieasa, y Adolfo Marcelo Piccinini, gerente de control de proyectos de la misma firma, quienes trabajaron por más de diez años para Calcaterra y el grupo Macri y a fines del 2017 empezaron a formar parte de Enarsa, empresa pública de energía argentina. “Resulta evidente que los antiguos empleados de la familia Macri han sido allí designados para direccionar y/o influir sobre el procedimiento de privatización de las centrales térmicas y favorecer económicamente a distintas personas cercanas al Presidente”, afirmó la denuncia. Este nuevo revés judicial para los altos mandos de Cambiemos llega en el exacto momento en el cual también se aportaron más pruebas a la causa que se le sigue a la alianza gobernante por los casos de aportantes truchos durante la campaña presidencial de Macri en el 2015. Este caso judicial tiene muchos puntos en común con la investigación sobre los fondos de campaña de las legislativas 2017.