De mal en peor…el 2019 será otro año para el olvido

De mal en peor…el 2019 será otro año para el olvido

Los pronósticos económicos para este año que recién comienza no son nada alentadores, aunque era de esperarse. En tanto, el FMI llega el lunes a nuestro país para controlarnos que estemos haciendo las cosas como ellos quieren.

El año pasado, Argentina acordó con el Fondo Monetario Internacional un préstamo de 56.000 mil millones de dólares en un plazo de tres años. Pero a cambio de ese dinero, el FMI le exigió al gobierno argentino algunas medidas de austeridad y baja del déficit fiscal; es decir, ajuste sobre las clases medias y bajas. En este contexto, una comitiva del organismo multilateral llegará por tercera vez a nuestro país el próximo lunes para reunirse con funcionarios de Cambiemos, del Banco Central, representantes del sector privado y de la sociedad. Pero su objetivo principal es revisar el plan económico que está implementando el macrismo. Del total acordado, Argentina ya recibió 28.000 mil millones de dólares y en marzo próximo debería recibir un nuevo adelanto de 11.000 mil millones, si es que obtiene la aprobación del FMI. "La sólida implementación del plan de estabilización de las autoridades y la continuidad de las políticas han sido muy útiles para Argentina y seguirán siendo esenciales para mejorar la resistencia de la economía a los shocks externos, preservar la estabilidad macroeconómica y fomentar el crecimiento a mediano plazo", dijo Christine Lagarde, presidenta del Fondo, hace tiempo atrás en el marco del Foro Económico Mundial celebrado en Davos. Seguramente la francesa no está al tanto de los nuevos pronósticos que realizaron consultoras y bancos privados que suelen ser consultados por el Banco Central de la República Argentina…o quizás si lo sepa pero no dice nada al respecto. La inflación estimada para el 2019 llegaría a ser del 29%, la caída del Producto Bruto Interno sería del 1,2% y el dólar llegaría a fin de año con un valor de $48. No son buenas noticias para la mayoría de los argentinos. Por otro lado, uno de los requisitos que viene exigiendo el FMI al Gobierno Nacional es la implementación de cambios regresivos en el sistema jubilatorio. Nuestros abuelos vienen sufriendo la consecuencia de esa obediencia debida de Cambiemos para con el organismo internacional. A fines de 2017 se aprobó una ley que modificó la fórmula de cálculo de los haberes y ahora los jubilados cobran menos de lo que cobrarían si hubiese permanecido la fórmula anterior. También se especula con que se aumente la edad de jubilación, de hecho el diario ultraoficialista La Nación sacó una nota el domingo pasado titulada: “Un nuevo desafío en el mundo laboral: prepararse a trabajar hasta los 80”. Recientemente, una resolución de la Anses dispuso que ahora se empezará a computar la jubilación y la pensión que pueda llegar a recibir un mismo beneficiario para el cálculo del pago de Impuesto a las Ganancias. Así, se estima que entre 40.000 y 50.000 nuevos jubilados comenzarán a tributar este impuesto y los que ya lo hacían verán elevado el monto que pagaban. El único punto en común que puede llegar a haber entre el FMI y los argentinos es la incertidumbre sobre las elecciones presidenciales de octubre. Obviamente que los del Fondo quieren que gane Macri para profundizar el ajuste y la dependencia de Argentina con los poderes extranjeros, pero una gran parte de la sociedad de nuestro país no está dispuesta a dejar que el ex presidente de Boca Juniors los vuelva a engañar con sus promesas de campaña.