Santa Rosa tiene una nueva laguna…pero de líquidos cloacales

Santa Rosa tiene una nueva laguna…pero de líquidos cloacales

En medio de las sucesivas promesas y anuncios de comienzo de obras que realiza la Municipalidad de Santa Rosa, los vecinos siguen viviendo en condiciones infrahumanas y expuestos a riesgos sanitarios peligrosos.

Esta vez le toca a los habitantes del barrio 26 de Septiembre, en el sector sur de la capital. Una laguna con líquidos cloacales se apropió de algunas calles del lugar e impide que la gente pueda desarrollar su vida normalmente. Hablamos de la ya famosa calle Ferrando, donde el municipio informó que en los próximos días se adjudicará la obra de renovación del colector cloacal máximo la cual se hará con ayuda del Gobierno Provincial. Pero mientras, los vecinos deben soportar el olor nauseabundo y la posibilidad de contraer enfermedades. “Esto no es por lluvia, son los residuos cloacales que salen de la calle Ferrando y Pestalozzi. No se puede vivir así”, dijo Ana, una vecina del barrio, según publicó Diario Textual. “Estamos cansado los vecinos de todo el 26 de Septiembre. Es un mar cloacal… Es sobre la Ferrando, entre México y la Trenel. No sabemos ya a quién pedir ayuda …con esta lluvia hay cada vez más aguas cloacales y el olor…”, habría manifestado Marita, otra ciudadana que vive en la zona. Daniela, por su parte, expresó su indignación por las respuestas que obtienen desde la comuna: ‘hagan una zanja y que el agua corra hasta otra calle donde vive menos gente’, nos dijeron”, aseguró la mujer. En tanto que un consultorio de implantes cocleares que tiene su local en el 26 de Septiembre se quejó por su página de Facebook porque nunca les dieron una solución desde la Municipalidad y denunciaron que se están vulnerando derechos. “Nos gustaría que supieran, que están vulnerando derechos, pues, desde que nuestro presente ‘es cloacal’, no estamos pudiendo brindar servicios a las personas con discapacidad (población a la que atendemos): las sillas de ruedas no pueden llegar o descender en el lugar, los niños con multidiscapacidad (muchas veces carentes de salud) no pueden estar en contacto con bacterias y otros en su sano juicio deciden no venir, porque es insalubre el barrio. Esto que les contamos, nos excede como institución, ya que no sólo afectan a nuestra población… las personas con discapacidad ven vulnerado su derecho a recibir terapias, lo cual influye negativamente en sus vidas; los profesionales nos vemos vulnerados en el derecho a trabajar; los niños de barrio comienzan a enfermarse (hay muchos con gastroenteritis) por lo cual se vulnera el derecho a la salud; nuestros espacios están contaminados… y así hasta el infinito… Les pedimos ayuda compartiendo, quizás llegue a oídos del Intendente y pueda accionar”, señala una parte del comunicado. Leandro Altolaguirre desperdició sus primeros tres años de gestión y no hizo grandes avances para solucionar los graves problemas que Santa Rosa presenta en su sistema cloacal. La ciudadanía ya ha perdido la confianza en que pueda concretar algo positivo en este 2019. El Gobierno de La Pampa le entregó a la comuna capitalina 300 millones de pesos para que los use en arreglar la ciudad pero no se sabe qué hicieron con ese dinero los funcionarios comunales porque las calles y las pérdidas de agua y cloacales nunca fueron arregladas. Con ese dinero no se podría haber solucionado todo, pero si se hubiese invertido bien por lo menos se podrían haber evitado estas situaciones de desbordes de aguas servidas que arriesgan la salud de la población y tornan bien fea la imagen de Santa Rosa, como nunca se la había visto antes.