Funcionario mendocino admitió que si dejan pasar el agua del río Atuel tendrían problemas internos

Funcionario mendocino admitió que si dejan pasar el agua del río Atuel tendrían problemas internos

El Encargado de la Subdelegación de Aguas del Atuel dijo que el agua del río Atuel es usada en las fincas del sur mendocino y no pueden dejarla pasar porque tendrían un conflicto interno.

Rafael Pereyra es el encargado de la Subdelegación de Aguas del Atuel y en una entrevista con FM Vos de San Rafael reconoció que Mendoza no deja pasar el agua del río Atuel hacia territorio pampeano porque la utilizan para regar y se excusó diciendo que si dejaran correr el río libremente, como estableció la Corte Suprema de Justicia, se les provocaría un conflicto interno a ellos en la provincia. “La alimentación del agua que trasciende la zona de Alvear tiene un aporte secundario, desde la zona de La Guevarina aguas abajo hay una aparición de agua sobre el cauce por remanentes freáticos que alimentan al cauce y es el agua que normalmente llega a La Pampa. Les hemos hecho saber que si no se hacen obras, esta situación no se va a revertir de un año para otro, es imposible”, expresó Pereyra. En sus declaraciones, demuestra que los cuyanos dejan pasar agua de reuso para La Pampa, la cual ya ha sido usada para regar cultivos y por lo tanto es agua de baja calidad. Respecto a las obras que exige, el funcionario tendría que saber (aunque seguro lo sabe pero lo pasa por alto) que la Corte ordenó que, primero, Mendoza y La Pampa debían consensuar un caudal hídrico apto que sirviera para revivir el ecosistema del oeste pampeano. Por supuesto que ambas jurisdicciones no llegaron a un acuerdo en este punto por culpa de los mendocinos que dilatan la cuestión, no acatan la decisión judicial (como han hecho siempre) y ofrecieron la irrisoria medida de 1,3 m3/s; caudal que no alcanza para cumplir con el cometido ya que se necesita por lo menos un caudal constante de 4,5 m3/s. En otro tramo de la entrevista, Pereyra detalló que “el año pasado había posibilidad de un principio de acuerdo porque el problema de fondo es la oferta de agua, que sigue siendo escasa para atender lo que atendemos. Sacarle al oasis cultivado del Atuel para atender otra problemática generaría otro conflicto más interno. Íbamos a mejorar la oferta mediante perforaciones, quedó trabado porque no lo aceptaron, y esta situación, que en otros años era por menos días, este año se alargó, primero porque hubo menos nieve, y segundo por la gran ola de calor, que repercute con la evaporación que afecta todo ese tramo”. La crisis climática y la sequía no pueden ser un argumento para no dejar correr el agua del río Atuel libremente. Mucho menos lo puede ser la probabilidad de que si le dan a La Pampa lo que nos corresponde por derecho se generaría un conflicto interno en Mendoza, eso es problema de ellos y sus funcionarios. La Justicia determinó que el río es interprovincial en 1987, y los pobladores del oeste pampeano sí que tienen un verdadero conflicto porque no poseen agua, fuente fundamental para producir y vivir. Respecto a los 25 pozos que en febrero del año pasado Mendoza propuso hacer para extraer agua y entregársela a La Pampa, el Gobernador Carlos Verna fue muy claro en ese momento. “No estoy dispuesto a cambiar el río Atuel por 25 perforaciones”, expresó el mandatario. Asimismo, en dicha oportunidad el Jefe de Estado pampeano señaló que el ofrecimiento era “agua del subsuelo, que es agua de retorno, de reuso, que filtró las fincas que se regó”. Pereyra, también aseguró que el agua que pasa por Carmensa no llega al límite interprovincial “porque se filtra”, pero en realidad esa agua no llega a La Pampa porque es muy poca cantidad la que los mendocinos dejan pasar ya que, como el propio funcionario reconoció, la usan para regar sin considerar los derechos de las personas que viven aguas abajo.