El gobernador de Jujuy podría ser denunciado por homicidio

El gobernador de Jujuy podría ser denunciado por homicidio

Gerardo Morales podría ser denunciado tanto por grupos que están a favor como de otros que están en contra del aborto, a raíz del caso que obligó a parir a una nena de 12 años.

El Gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, está en el medio de una serie de acusaciones vertidas por colectivos de personas que están a favor de la legalización del aborto, pero también de gente que está en contra de tal ley. Morales y sus funcionarios podrían llegar a ser denunciados penalmente por homicidio. Esto se debe a que pueden llegar a ser responsables de la cesárea practicada a una nena de 12 años que había sido violada por un hombre mayor de edad, cuya familia, amparada por ley, había pedido que le hicieran un aborto. Además, el bebé nacido de esa operación falleció días después. “Los grupos simbolizados en los pañuelos verdes sospechan en esa demora no fue casual ni burocrática, y que se utilizó ese tiempo para maniobras de maduración del feto, que ni siquiera fueron completadas por el apuro para realizar la cesárea", aclaró una nota del diario Tiempo Argentino. En tanto que del lado de los “pro vida”, buscarían que se le realice un juicio político al mandatario radical y sea destituido. De forma paradigmática, esta situación se da solamente semanas después de que Morales, uno de los aliados preferidos de Macri, viajara a Villa La Angostura a visitar el presidente y le confesara que tenía miedo de terminar preso si Cristina vuelve a ser presidenta de la Nación. "Mauricio, acá la prioridad sos vos. Tenemos que ver cómo hacemos para ayudar. Yo no puedo ser gobernador con Cristina presidenta. Con Milagro Sala en la provincia, termino preso yo", habría dicho el jujeño, según una reconstrucción del supuesto diálogo entre ambos que hizo el periodista Diego Genoud para el medio El Canciller. La Justicia de Jujuy, adicta al Poder Ejecutivo provincial y manipulada por este, tiene encarcelada a Milagro Sala, sin pruebas contundentes, desde hace tres años. El temor de Morales sería a que si se da vuelta la cuestión, él mismo sufriría un revanchismo judicial que lo pondría tras las rejas.