Nación y su política desleal

Nación y su política desleal

Con la quita de subsidios y el traslado de los mismos a las distintas provincias, el Gobierno Nacional busca asfixiar a los Estados del interior en un año electoral.

La empresa de transporte de pasajeros Dumas Cat anunció que dejará de prestar tres de sus servicios interurbanos: dos que unían las ciudades de Santa Rosa y General Pico (uno que iba por Eduardo Castex y el otro que iba por Catriló), y también el que comunicaba a la capital pampeana con Anguil. El argumento usado por la compañía es que se termina la concesión, pero todo indicaría a que la razón es la quita de subsidios al sector por decisión del Gobierno Nacional. A partir del 1 de febrero esos recorridos dejarán de prestarse, a menos que el Gobierno Provincial decida hacerse cargo de subsidiar a las empresas. Pero desde la Provincia ya afirmaron con antelación que no lo harán, y está muy bien. El temor más grande es a los despidos. Hace semanas, Leonardo Herlein, socio gerente de Dumas, dijo que tienen 85 empleados directos y que no saben qué hacer con la gente. Se esperanzó en una solución por parte del Ejecutivo provincial y citó casos de jurisdicciones como Entre Ríos, Córdoba, Salta, Santa Fe y Corrientes donde se habían firmado convenios para que el transporte de pasajeros siguiera funcionando con ayuda local. Sin embargo, Herlein está equivocado. La solución que reclama y desea debe hacérsela a Cambiemos, porque fueron ellos quienes eliminaron el subsidio, no la Provincia, así que a protestar donde corresponde. En respuesta a esta situación, el Director de Transporte de La Pampa, Gustavo Minetto, salió a recordar que los empresarios del sector habían dicho “que estaban en condiciones de reubicar choferes”. “Además de la última actualización de tarifas que se les concedió del 26%, los empresarios querían otro 25% de aumento más unos 40 mil litros mensuales de gas oil subsidiado. Se les dijo que no, la provincia no puede afrontar ese costo. Ellos no quisieron, prorrogamos la concesión por un mes más y ahora salen a decir que se les venció, en realidad quieren dejar el servicio porque el Gobierno Nacional les sacó el subsidio que les daba”, explicó el funcionario según una publicación del Diario de La Pampa. En ese sentido, aseguró que la intención de su dependencia es lograr que ningún pueblo pampeano quede aislado y afirmó que tienen “un plan B armado para hacer frente a esta situación”. Asimismo, reiteró la decisión del Gobernador Carlos Verna de no hacerse cargo de los subsidios que eliminó Nación “porque son costos que no se pueden afrontar”. Por otro lado, los choferes de Unión Tranviaria Automotor (UTA) empezaron una asamblea en la terminal de ómnibus de Santa Rosa hoy lunes a las 17:30 hs. y es probable que no permitan la salida de los micros. Este conflicto es casi insólito para los pampeanos que no están acostumbrados a este tipo de situaciones. Queda en evidencia que el objetivo de Mauricio Macri y sus secuaces es generar conflictos en las provincias, ahogar financieramente a los Estados (por suerte La Pampa tiene sus cuentas equilibradas y sin deudas) y confundir a la población con que la culpa es de los gobernadores, cuando en realidad la causa de la quita de subsidios tanto en transporte como en agua, luz, gas y demás, así como los despidos que se producen en el sector privado y público son por obra exclusiva de Cambiemos.