Río Atuel: El periodismo mendocino defiende lo indefendible

Río Atuel: El periodismo mendocino defiende lo indefendible

Un artículo publicado en un diario de San Rafael intenta argumentar que Mendoza no tiene la culpa de que el río Atuel esté seco en territorio pampeano.

“En otro embate más por el agua del Atuel, desde La Pampa denunciaron que el cauce del río en esa provincia quedó completamente seco en los últimos días”. Así comienza una nota del Diario San Rafael que fue publicada en su edición de ayer domingo y que usa como fuente un artículo del diario La Arena, en el cual se afirma que Mendoza cortó el escurrimiento del Atuel a fines del 2018 y por eso se produjo la sequía. El medio pampeano recuerda que el fallo de la Corte Suprema de Justicia del año 1987 declaró que el río Atuel es interprovincial, sin embargo el periodismo sanrafaelino se defiende detallando que esa misma decisión judicial estipuló que la provincia cuyana debía poder regar 75.000 hectáreas antes de dejar pasar el agua para La Pampa, y admitió que hoy los mendocinos no llegan a regar ni la mitad de ese total. Asimismo, se expresa que hace diez años que la cuenca del Atuel viene sufriendo una sequía pronunciada. Este último dato puede ser cierto, pero no escapa a una situación que atraviesan una gran parte de los ríos de nuestro país seguramente, así que no los exime de culpa. Y si no llegan a regar todas las hectáreas, es porque el sistema de riego de Mendoza es ineficiente, como lo han dicho incluso hasta sus propios funcionarios. Deben hacer obras de conducción, mejorar los canales, mejorar la aplicación del riego y así, esa agua que se ahorre podría dejarse escurrir libremente a territorio pampeano. Otro argumento que usa el diario San Rafael es que Nación y ambas provincias no llegaron a un acuerdo para realizar el plan de obras que dictaminó la Corte en su fallo del 1 de diciembre de 2017. Lo que no dice el artículo es que el máximo tribunal también ordenó que Mendoza le garantice a La Pampa un caudal hídrico apto que sirva para reconstituir el ecosistema del oeste pampeano, cuestión que hasta el momento no cumplió. También se rememora que el conflicto comenzó en el año 1947, tras la construcción de la represa El Nihuil, “en ese entonces, La Pampa ni siquiera era una provincia como tal”, dice la nota. Es real, éramos Territorio Nacional pero eso no daba derecho a que Mendoza se robara el río Atuel, como hizo, porque por más que todavía no teníamos el status de provincia, acá vivía gente que usaba el agua para producir y criar a su ganado, no era un desierto. Por último, el medio sanrafaelino informa que Mendoza propuso entregar un caudal de 1,3 m3/s para cumplir con el fallo de la Corte; pero es insuficiente. Según los estudios pampeanos, es necesario como mínimo un caudal constante de 4,5 m3/s para poder reconstituir el ambiente del oeste profundo de nuestra provincia. “La oferta incluyó profusos estudios técnicos que demuestran que ceder un caudal mayor significaría un perjuicio para la población mendocina de la cuenca del Atuel, donde gracias al esfuerzo se ha levantado un oasis productivo”, cierra la tendenciosa columna. Pero del perjuicio que Mendoza viene provocando en la población pampeana hace más de 70 años no dicen nada, y mucho menos del oasis productivo que había en nuestro territorio a principios de siglo pasado, cuando el agua del Atuel corría libremente y no existían intereses políticos ni empresariales que la limitaran.