Un desborde cloacal le hizo perder toda la mercadería a un comerciante

Un desborde cloacal le hizo perder toda la mercadería a un comerciante

La tardanza de los agentes municipales en acudir al reclamo hizo que el propietario pierda alrededor de $150.000 en mercadería.

La Municipalidad de Santa Rosa informó ayer domingo que atendió un reclamo hecho por un desborde cloacal en la esquina de Garibaldi y Alem, pero no dijo cuántas horas tardó el personal de la Dirección de Agua y Saneamiento (DAGSA) en acudir al llamado y cuál es el daño que provocó en los vecinos de la zona. Los más damnificados fueron Fabio y Andrea, una pareja que posee una proveeduría en dicho lugar. “Llegué y me encontré que estaba todo el negocio lleno de agua, de desechos cloacales, materia fecal. Tengo un sótano, con dos freezer con carne en su interior. Los dos están dados vuelta, flotando en el agua podrida. Estoy seguro que se quemaron los dos y toda la mercadería se perdió”, relató el hombre, según publicó el diario La Arena. Fabio se enteró del desastre gracias al llamado de una vecina que le avisó que estaba saliendo agua de una de las puertas traseras de su local. Apenas llegó, cerca del mediodía, estuvo llamando al municipio para que enviaran un camión para que solucionara el taponamiento que había provocado el problema, ya que también varios vecinos tenían aguas residuales en el interior de sus viviendas, pero en un nivel más leve. Mientras esperaban que llegara alguien de la Municipalidad, Fabio y Andrea intentaban sacar agua del comercio, pero en vano porque el líquido seguía aflorando y dañando el baño, el sótano y la cámara frigorífica. El agua ostentaba un nivel de más de un metro, las medias res que estaban colgadas quedaron totalmente inutilizables para la venta al igual que los freezers. Fabio calcula que perdió unos $150.000, sólo contando la carne. “Voy a tener que tirar todo. No creo que se pueda salvar nada de todo lo que hay en la cámara”, había pronosticado el hombre, acompañado de su pareja que no paraba de llorar por lo sucedido. “Esto me deja en la calle sino se hace algo rápido. Hablé con un Número de Guardia de Dagsa, fui a Lagos 333, pero no hay nadie. Llamé a abogados, a la policía. En la guardia me atendió muy amable una señora y me dijo que iba a pasar el reclamo. Desde las 12 del mediodía estoy llamando y no tengo soluciones. Sigue saliendo como si tuviéramos una bomba. Llevo 7 años con el negocio ahí pero jamás tuve problemas de semejante magnitud. Ya no puedo abrir, tengo que desinfectar todo, tengo que ver la mercadería que sirve y la que no sirve. Es un desastre”, contó Fabio ayer. Llamó por teléfono durante horas, y en ese lapso recibió la visita de dos camionetas municipales. En la segunda se bajó un hombre que abrió la boca de registro de la esquina, le prometió que enviarían el camión desobstructor y se fue. Después de las 15 hs. llegó dicho camión, quitaron el taponamiento en la cañería central y recién ahí el agua dejó de fluir, más cerca de las 16 hs. llegó un camión atmosférico para desagotar el sótano y las otras áreas donde se habían acumulado los líquidos cloacales. Lo llamativo es que la Municipalidad difundió un comunicado de prensa de que se había intervenido para solucionar dicho problema de taponamiento cuando todavía no se había terminado del todo con la labor. Encima culparon a un lavadero que funciona cerca de allí…pero los propios vecinos afirmaron que sufren este problema desde hace rato.