Después de haber descansado casi un mes, Macri se volvió a tomar vacaciones

Después de haber descansado casi un mes, Macri se volvió a tomar vacaciones

El presidente viajó ayer viernes con su familia hacia la localidad costera de Chapadmalal para pasar allí el fin de semana.

Mauricio Macri, su esposa Juliana Awada y la pequeña hija de ambos, Antonia, arribaron ayer viernes alrededor de las 20 hs. a la ciudad de Chapadmalal y se hospedaron en el complejo turístico oficial, informó La Política Online. La familia presidencial había vuelto hace sólo 11 días de sus vacaciones en el sur de Argentina, donde estuvieron descansando por más de tres semanas en el country Cumelén de Villa La Angostura y pasaron las fiestas de fin de año. No es la primera vez que Macri pone su disfrute personal por encima de sus responsabilidades como mandatario de la Nación. Por citar un ejemplo, hace sólo 10 días el Jefe de Estado fue a Puerto Madryn donde debía participar de la inauguración del Parque Eólico Chubut Norte I junto al gobernador Mariano Arcioni, pero repentinamente decidió ir a Puerto Pirámides para realizar un avistaje de delfines y el acto se demoró por más de una hora, según informó el diario La Jornada. En esa misma ocasión, y antes de cambiar su itinerario sin avisar para ir a ver delfines, Macri se había reunido con una comitiva oficial del Gobierno de La Pampa, encabezada por el vicegobernador Mariano Fernández, donde le plantearon diversos temas que preocupan a nuestra provincia. Se ve que mucho interés no le despertó al presidente los reclamos de los pampeanos porque después de ahí se fue a ver delfines a Puerto Pirámides sin ningún cargo de conciencia. Pero la escapada no le salió del todo gratis porque un grupo de ciudadanos que lo reconocieron cuando se estaba subiendo a la embarcación, lo repudiaron e insultaron. A Macri, como buen hijo de la clase acomodada de nuestro país, sólo le preocupa su bienestar personal. En tiempos en que los argentinos no pueden salir de vacaciones, deben hacerlo solamente por 4 o 5 días o están obligados a juntarse entre 2 y 3 familias para reducir gastos; el presidente nacional se va de viaje en cada oportunidad que se le presenta. “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”, expresa muy bien el popular refrán.