La alianza Cambiemos copia al kirchnerismo

La alianza Cambiemos copia al kirchnerismo

Macri usó las mismas palabras que Cristina Fernández en un acto público y la Secretaría de Salud difundió una guía sobre hantavirus que fue elaborada por la gestión nacional anterior.

El Gobierno Nacional quedó en evidencia de manera grosera, en dos oportunidades, de que copia al kirchnerismo en algunos aspectos de su gestión. La primera prueba se dio a raíz de la difusión que realizó la Secretaría de Salud de Nación de una guía para combatir el hantavirus, la cual intentaba aparecer como propia pero dos errores grandes dieron la pauta de que había sido creada hace más de seis años. El documento publicitado por dicha dependencia tiene el cargo de “Presidenta” en su inicio, en vez de presidente, y a continuación aparece el nombre “Mauricio Macri”, lo que demuestra que fue borrado el nombre de Cristina Fernández de Kirchner. El otro descuido se observó con la fecha de impresión de la guía, ya que en una parte de la misma figura: “Enero 2012”, es decir cuando Argentina era gobernada por la líder de Unidad Ciudadana. Como el escrito fue difundido por las redes sociales, la gente enseguida se empezó a dar cuenta del engaño y criticó duramente a Cambiemos. A las autoridades no se les ocurrió mejor idea que borrar el documento de la página web de la Secretaría de Salud, pero para entonces ya era demasiado tarde. Hasta el momento, 14 personas perdieron la vida a causa del hantavirus en nuestro país, y especialistas y dirigentes políticos coinciden en que una causa grave de este brote es la eliminación del Ministerio de Salud que dispuso el macrismo hace algunos meses. Por otro lado, el segundo “robo” que hizo el oficialismo estuvo protagonizado por el propio presidente Macri, quien utilizó dos expresiones que habían sido acuñadas por Cristina Fernández. Mientras recorría obras en la ruta nacional 5, el primer mandatario dijo que es necesario “empoderar a los ciudadanos”, al tiempo que consideró que “estos nunca tuvieron tanto poder”. También manifestó que “la magia no existe” y “hay que poner trabajo”. Estos conceptos recuerdan, ineludiblemente, a dos discursos dados por la actual senadora. Uno ocurrido durante la apertura de las sesiones legislativas de 2015, donde expresó su conocida frase “no fue magia”, y el otro que tuvo lugar en la última presentación pública como presidenta el 9 de diciembre de 2015, cuando habló del empoderamiento con el que contaba cada uno de los 40 millones de argentinos y lo definió como el legado que les dejaba.