Cambiemos La Pampa se desintegra día a día

Cambiemos La Pampa se desintegra día a día

En Trenel, el radicalismo decidió no participar de las elecciones de mayo porque acusan a sus socios del PRO de “proscribir” candidatos para la lista de concejales.

La UCR de Trenel informó mediante un comunicado que lleva la firma de todos los miembros de su comité local que el espacio “no tendrá representantes en Cambiemos La Pampa”, a pesar de que ellos intentaron lograr un diálogo y un acercamiento con la gente del PRO. Pero afirman que como respuesta obtuvieron “una actitud que nos pareció poco democrática y de intransigencia” ya que únicamente les ofrecieron “un solo lugar en los cuatro primeros cargos, sin opción”, además de que marginaron o proscribieron “nombres que desde nuestro lugar y de común acuerdo habíamos dispuesto como nuestros representantes para la lista de consenso”. Asimismo, los radicales trenelenses aseguran que todo el tiempo estuvieron predispuestos a llegar un acuerdo, incluso dejaron el cargo de intendente y vice libres para que los definiera el macrismo, “pero requiriendo a partir de eso una equidad en los lugares que merecemos y democráticamente nos correspondían”. Ante la posición del PRO no les quedaron más opciones que presentarse a una interna o apartarse y no participar de dicha instancia. Se inclinaron por la segunda posibilidad y argumentaron que “de acuerdo a los pedidos de las líneas provinciales y entendiendo también lo que la sociedad reclama, consideramos sumamente inapropiado someter a nuestros votantes a esta práctica y evitar un gasto más que definitivamente termina pagándolo el pueblo”. Sin embargo, no dejaron de admitir que la decisión tomada fue hecha “con dolor, tristeza y desazón por una actitud que poco tiene que ver con el entendimiento de la democracia”. El PRO nunca fue un partido político democrático, y lo ha demostrado reiteradas veces desde su formación. Llama la atención que todavía la UCR, un movimiento centenario, que supo tener una identidad propia y lograr un lugar histórico en la política argentina siga siendo su perrito faldero y no busque reconstruirse para dejar de hacerle el juego a la derecha.