Hubo fraude electoral en el Congo con las mismas máquinas que quería usar Macri acá

Hubo fraude electoral en el Congo con las mismas máquinas que quería usar Macri acá

Cambiemos no pudo implementar el voto electrónico en el 2017 en Argentina pero las máquinas que se pensaban usar acá fueron utilizadas en el país africano.

La República Democrática del Congo está inmersa en una grave crisis institucional a raíz de las denuncias de fraude electoral realizadas por uno de los candidatos a la presidencia del país, tras los comicios llevados a cabo en diciembre. En este proceso electoral se habrían utilizado las máquinas que el ex ministro de Modernización, Andrés Ibarra, tenía planeado implementar en Argentina pero no pudo porque el Congreso no aprobó la reforma electoral. El diario Financial Times informó que el verdadero ganador de la elección en Congo fue Martín Fayulo, que representaba a la oposición, pero las autoridades le dieron el segundo lugar con 9,3 millones de votos, curiosamente tres millones de votos más de los que anunció la Comisión Electoral. Por su parte, el gobierno dio como ganador a Felix Tshisekedi, quien está acusado de haber hecho un pacto con el dictador Joseph Kabila que gobierna el país desde el 2001. La Embajada Argentina en Corea del Sur publicó que en el 2016 Ibarra mantuvo una reunión con funcionarios del país asiático y con Kim Yong Hi. Según informó la especialista y titular de la Fundación Vïa Libre, Beatriz Busaniche, Yong Hi es el ex Director Electoral de Corea y está siendo investigado por tráfico de influencias ya que desde su cargo habría hecho vínculos para que la empresa surcoreana Miru Systems “vendiera sus máquinas a países en desarrollo”. No se sabe si el gobierno argentino pagó por dichas máquinas, pero sí está comprobado que fueron diseñadas especialmente para ser usadas en nuestro país “por cómo están hechos los manuales en castellano y sistemas”. La misma afirmación de Busaniche coincide con un informe de la ONG estadounidense The Sentry, cuyo presidente es el actor George Clooney, donde se alertó que la tecnología utilizada en el Congo en realidad había sido pensada para la Argentina. Del mismo modo, la propaganda difundida en el Congo para conseguir la aprobación social del voto electrónico fue la misma que se usó (y sigue usando) en nuestro país: “es fácil y rápido”. Pero la realidad demostró que no es tan así; las elecciones del Congo fueron el 30 de diciembre y los resultados estuvieron recién el 10 de enero. Asimismo, Busaniche afirmó que la culpa del fraude no es de las máquinas "sino de un sistema que está corrupto y no tiene los resguardos suficientes. Engordaron el padrón y generaron votos para esos votantes ficticios porque se quebró la cadena de custodia y había máquinas en las casas de los funcionarios, que emitían votos”. Otra mentira que nos dijeron sobre estas máquinas es que solamente era una impresora, que no tenía software ni memoria, pero la especialista aseguró que es “falso” debido a que la memoria descriptiva presentada por la empresa Magic Software Argentina (compañía encargada del voto electrónico en las elecciones porteñas del 2015) ante el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual indica que los aparatos "captan la voluntad del lector mediante la utilización de un dispositivo de control de operaciones remotas o teclado de un equipo televisor o de un dispositivo ad-hoc especialmente dispuesto a tal efecto". O sea, el voto se puede leer a la distancia, lo que le quita el carácter de secreto al sufragio. La Embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, solicitó al Congo que deje de utilizar tales máquinas en sus comicios e instó a Corea a dejar de venderlas, pero todo sigue igual y el gobierno argentino quiere aprovechar la oportunidad. En nuestro país el voto electrónico se empleará en Neuquén y Salta, y es probable que María Eugenia Vidal intente implementarlo si llega a desdoblar las elecciones bonaerenses de las nacionales. Para las elecciones presidenciales de 2019 ya no hay posibilidad legal de usar dicha metodología, pero igualmente Cambiemos puede usarla para retener el poder de la provincia más importante del país haciendo fraude.