La Municipalidad de Altolaguirre abandonó a los vecinos del barrio Río Atuel

La Municipalidad de Altolaguirre abandonó a los vecinos del barrio Río Atuel

Los habitantes de esa zona de Santa Rosa reclaman porque las autoridades comunales no se responsabilizan por el arreglo de las calles y las cloacas.

La gente que vive en el barrio Río Atuel de la ciudad de Santa Rosa se encuentran a su propia suerte desde hace meses por desidia del intendente Leandro Altolaguirre y sus funcionarios. Pérdidas cloacales, asfalto que se hunde y pozos en las calles son los graves problemas con los que tienen que enfrentarse día a día. Según un relevamiento de La Arena, la municipalidad empezó unos trabajos sobre la calle Corona Martínez pero fueron abandonados poco tiempo después y quedó una especie de zanja abierta en plena arteria, sin señalización, por donde circulan autos, motos y bicicletas. “Es lo más asqueroso que puede haber el olor. No puedo ni abrir la ventana. No puede ser lo que está pasando. Mi madre vive en la esquina, se descompone. Esto es para muchas cosas, para enfermedades porque aspirás todo el olor”, manifestó una de las vecinas. En ese contexto, la mujer definió a la actitud municipal como “una vergüenza” por el engaño que aplican sobre la gente. “Te dicen que están trabajando y no. Trabajan un rato a la mañana y a la tarde ya abren ahí para que la gente pase. En cualquier momento cualquiera se cae ahí adentro. Ni siquiera dice ‘prohibido’. Si vos venís y no sabes de esto, te mandás al pozo. Es tremendo, no se puede vivir así”, aseguró. En otro sector del barrio, en cercanías de la calle Schmidt, se hundió el asfalto y el pozo fue tapado con tierra pero tampoco hay carteles que adviertan del peligro, por lo que un vecino agarró una de las vallas que dejó la municipalidad y la colocó en el lugar para visibilizarlo. “Hace dos meses estamos así. Acá no se puede vivir. Esta semana trabajaron un día. Esto es terrible. El coche no lo podemos sacar, porque hace un mes pusieron los caños acá y no lo podemos sacar. Vivir acá es un infierno. Los colectivos no vienen más, pasaba el 1 y ahora no pasa hace un mes”, denunció una pareja que tiene su vivienda allí, cuya mujer amenazó con que se va a “plantar en la municipalidad hasta que me arreglen la calle. Yo pago asfalto y tengo los impuestos al día. Seguimos pagando los impuestos con olor a cloaca todo el día”. Con sólo dar una vuelta por el barrio Río Atuel se puede observar el estado de abandono por parte de la comuna santarroseña y el olor nauseabundo que permanece todo el tiempo. Pérdidas de agua, cañerías tapadas que producen que los residuos cloacales inunden algunas casas o directamente terminen en algún espacio verde, dotan a la zona de una alta peligrosidad para las personas que habitan allí, donde hay niños, ancianos, adolescentes que están continuamente expuestos a contraer enfermedades.