Verna sólo se arrodilla ante Dios

Verna sólo se arrodilla ante Dios

El 2019 será un año marcado por las elecciones y por una relación tirante entre Nación y las provincias, donde La Pampa es considerada una “ultra opositora”.

A pesar de que el Gobierno Nacional ha sabido decir en reiteradas oportunidades que determinados dirigentes políticos no garantizaban la gobernabilidad, lo real es que en los tres últimos años la oposición ha sabido acompañar leyes y proyectos del oficialismo cuando lo creyó conveniente. Pero todo tiene un límite y la incapacidad demostrada por Cambiemos para gobernar, sumado a su falta total de palabra para con algunas provincias, hará que este 2019 la relación entre la Casa Rosada y los gobernadores cambie por completo. El Poder Ejecutivo nacional, según el diario Perfil, tendría clasificados a los mandatarios provinciales en tres grupos: ultra opositores, racionales y aliados o propios. Carlos Verna integra el primer estamento, el de los ultra, junto a Gildo Insfrán de Formosa y Alicia Kirchner de Santa Cruz. Entre los racionales figuran Lucía Corpacci, gobernadora de Catamarca, y Sergio Casas de La Rioja. En tanto que los aliados más destacados son Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba) y Alberto Weretilneck (Río Negro). Rogelio Frigerio, Ministro del Interior, dejará su función de relacionista con los gobernadores y se abocará a construir el armado electoral de Cambiemos a nivel país. Una fuente de dicha cartera ministerial habría adelantado que “ya no va a ser común verlos en Casa Rosada como ocurrió los primeros tres años, tampoco van a ir a almorzar con Mauricio (Macri), se viene una etapa electoral y queremos ganarles a la mayoría de ellos”. El vínculo entre Nación y provincias no sólo se volverá más tenso porque cada cual tendrá sus intereses electorales sino también porque este año no habrá fondos para obra pública debido a que los Aportes del Tesoro Nacional serán casi nulos, algo que se preveía porque estos recursos vienen siendo disminuidos desde que Macri asumió en 2015. Las únicas obras públicas que se realizarán serán por medio del sistema de Participación Público Privada (PPP), es decir que las empresas privadas deben invertir en el financiamiento de los trabajos, y luego están las que se comenzaron a hacer años atrás y se finalizarán en el 2019. A La Pampa mucho no le modifica esta cuestión porque es una de las provincias más discriminadas por el macrismo. Los aportes no obligatorios que hizo llegar Nación a nuestra provincia son casi inexistentes, no se hicieron cargo de arreglar correctamente los alteos de las rutas nacionales, no construyeron los cuatro jardines de infantes que habían prometido y casi no enviaron fondos para hacer viviendas, entre otros ninguneos. Por eso Carlos Verna está considerado por Macri como un “ultra opositor”, porque defiende los derechos e intereses de los pampeanos y no se arrodilla ante el Poder Central como hacen otros gobernadores que están obligados porque sus jurisdicciones están endeudadas. La Pampa no le debe nada a nadie y sólo quiere que cumplan con lo que nos corresponde.