La eliminación del subsidio al transporte ya se siente en La Pampa

La eliminación del subsidio al transporte ya se siente en La Pampa

Dos empresas de colectivos redujeron sus frecuencias en los servicios.

Las empresas de transporte de pasajeros Autobuses Santa Fe y Turismo General Pico SRL fueron las primeras en sentir el cimbronazo causado por la quita del subsidio determinada por Nación desde comienzo de este 2019. Autobuses tiene la concesión del servicio urbano de pasajeros en la ciudad de Santa Rosa y sus autoridades advirtieron que “en estas condiciones, cesaremos la prestación del servicio en los próximos días”. Según la empresa, la eliminación del subsidio hace que la compañía tenga que trabajar “a pérdida” y es algo que no están dispuestos a hacer, por lo cual informaron que empezarán a prestar un servicio de emergencia. La Municipalidad de Santa Rosa está analizando si declara la emergencia del transporte urbano para poder acceder a una ayuda del Fondo Compensatorio para que la firma continúe recibiendo ayuda nacional. La otra opción es que el Gobierno Provincial, una vez más, salga al rescate de la gestión de Altolaguirre y absorba el costo económico de lo que dejó de pagar Nación. En tanto que Turismo General Pico SRL, que presta el servicio entre las localidades de Pico, Bernardo Larroudé e Intendente Alvear, acortó su frecuencia a tres días semanales. Juan Carlos Capellán, titular de la empresa, declaró al medio El Norte en Movimiento que se quitó el servicio de los martes, miércoles y jueves al mediodía. “No es una decisión solo nuestra, ocurrirá con todos los servicios de pasajeros provinciales y nacionales. Sin subsidios y con los aumentos de combustibles no se puede brindar un recorrido normal. Incluso, es muy probable que debamos ajustar las tarifas”, adelantó. La eliminación del subsidio para gasoil y por cantidad de pasajeros que hizo el gobierno de Macri pega directo no sólo en el bolsillo de los ciudadanos sino también en la vida cotidiana de los mismos porque por más que con mucho esfuerzo puedan llegar a pagar el pasaje, ahora se corre el riesgo de que sencillamente las empresas dejen de prestar el servicio porque no les resulta redituable.