La denunciante de Marino lo calificó de “canalla como ser humano”

La denunciante de Marino lo calificó de “canalla como ser humano”

Claudia Guebel sostiene que si el senador radical no entrega su teléfono a la Justicia “por algo debe ser”.

La mujer que denunció al senador Juan Carlos Marino por acoso y abuso sexual ya emitió declaración ante el fiscal Federico Delgado y recientemente habló con la agencia Télam donde dijo que el pampeano es “un canalla como ser humano” e indicó que si no pone su teléfono a disposición de la Justicia, “por algo debe ser”. Asimismo, solicitó custodia policial nocturna porque admitió que tiene miedo de que le suceda algo. “Le solicité a Lijo (Ariel, juez de la causa) una consigna policial a la noche, que es cuando más miedo me genera. No me extrañaría que salten por los techos para pegarme un susto y me calle la boca”, reconoció, aunque afirmó que no se va a callar y expresó no recibir “presiones” hasta el momento pero sí “chicanas” de sus propias compañeras de partido que “le dolieron mucho”. Guebel informó que ella dejó a disposición del fiscal Delgado su teléfono celular, donde supuestamente estarían guardados los mensajes de índole sexual que Marino le habría enviado, por pedido expreso del magistrado. Por otro lado, La Política Online aseguró que el legislador denunciado habría llorado ante sus pares de Cambiemos antes de asistir al Senado para leer la carta que había escrito para relatar lo sucedido. También habría arriesgado la teoría de que la denuncia en su contra tendría una participación de los servicios de inteligencia. En ese encuentro, Marino habría negado haber hecho lo que Guebel denunció, pero no precisó detalles sobre la situación contada por la mujer cuando en una ocasión ambos quedaron solos en el despacho del pampeano y éste le habría tocado los pechos. Parece ser que las explicaciones del senador no están logrando convencer a los integrantes del Senado, salvo a radicales quienes poseen una mala experiencia del paso de Guebel en la Convención de la UCR, donde supuestamente “quería tener protagonismo, escribía documentos sin consultar y acumulaba mucha rabia por no haber llegado a legisladora”. De hecho, sus compañeras mujeres de bloque tardaron horas en agregar su firma a un comunicado en contra de la violencia de género que las diputadas radicales habían hecho circular por correo electrónico. La relación entre los legisladores de Cambiemos no es la mejor y quedó demostrado en la cancelación del brindis de fin de año que se produjo. Es probable que el año que viene, si la Justicia lo pide, deba realizarse una sesión especial para discutir el desafuero de Marino, quien hasta ahora amagó con renunciar a ese privilegio pero todavía no lo hizo. El fiscal Delgado también podría exigir la revisión del teléfono del político pampeano así como ordenar allanamientos en su domicilio y en su despacho.