Nuevas palabras para los que venden humo y para los que creen que se las saben todas

Nuevas palabras para los que venden humo y para los que creen que se las saben todas

La RAE difundió la nueva actualización de su diccionario y agregó varios términos que han masificado su uso, y algunos de ellos son recurrentes entre los argentinos.

La Real Academia Española (RAE) presentó su actualización anual de la vigesimotercera edición del diccionario de la lengua. En esta ocasión se han hecho 2.451 modificaciones. “Hemos añadido voces que no aparecían y palabras que han sufrido una evolución de valores, que han cambiado con el paso del tiempo”, detallaron los responsables. Dos de las nuevas expresiones llaman mucho la atención por su clara inclinación argentina: “Todólogo”, que define peyorativamente a aquella persona “que cree saber y dominar varias especialidades”; y “humo” que además de su significado gaseoso ahora define a una “cosa o hecho sin entidad o relevancia”. Es decir, ahora se podrá designar con propiedad a la gente que “vende puro humo”, aunque ateniéndose a la verdad, se trata de una expresión de mucha antigüedad porque el derecho romano ya condenaba la práctica de “venditio fumi”, que era una especie de estafa de alguien que prometía favores o cosas que después no cumplía. Otras de los términos añadidos recientemente son selfie, meme, escrache, sororidad, baipasear o retroalimentación. Por otro lado, hubo también adición de acepciones. Por ejemplo, “viral” ahora posee la significación que se refiere a un contenido “que se difunde con rapidez en las redes sociales”. El verbo “maltratar” empezó a incluir a los animales que son tratados con “crueldad, dureza y desconsideración”. “Asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia” es la nueva definición formal de “femicidio” y, en este caso, el nuevo dato incorporado es que hace a la acción de un varón.