El clásico de Navidad que Altolaguirre no sabe resolver

El clásico de Navidad que Altolaguirre no sabe resolver

Un grupo de artesanos decidió instalarse en la plaza San Martín desafiando la imposición de la Municipalidad de armar la feria navideña en los terrenos del ferrocarril.

Alrededor de 20 artesanos ya tienen armados sus puestos en la plaza San Martín de la ciudad de Santa Rosa porque no desean ir a la Feria Navideña que desde que asumió Altolaguirre se realiza en los terrenos del ferrocarril, sobre calle Alsina. El mismo conflicto entre trabajadores y autoridades municipales se viene dando hace un par de años, y la falta de capacidad de gestión de la UCR y los métodos para intentar dar solución son siempre los mismos y, por si hace falta aclararlo, ineficientes. “Una vez más vamos a pelear por este espacio que tiene su trayectoria. Creemos que este es el lugar que nos representa y es donde tenemos que estar para mostrar nuestros trabajos y vender”, afirmó una de las mujeres artesanas que se instaló en la plaza, luego de que se viviera una jornada de tensión en el día de ayer jueves. Rodrigo Catrón, director de Comercio del municipio santarroseño, amenazó con que los iban a desalojar y decomisarles la mercadería, y los trató de caprichosos. “No es otra cosa que eso, porque no es que no tienen un lugar, hay lugar para la Feria en el paseo ferial de la Estación del Ferrocarril”, atacó el funcionario, quien estaba acompañado por la Directora General de Desarrollo Local, Elida Deanna. ¿Todos los años la gente de Santa Rosa va a tener que soportar la misma historia? No se concibe que el intendente todavía no haya logrado una solución al conflicto. ¿Qué problema hay en que existan dos ferias paralelas y los ciudadanos elijan a cual desean ir? Nunca explicaron claramente las autoridades porqué no quieren dejar que haya artesanos en la plaza, uno de los lugares simbólicos de la ciudad. Si a los funcionarios comunales se les dificulta tanto brindar una salida acorde a este tipo de problema que se arregla con gestión y dialogando, no hace falta dinero ni mucho tiempo, ni queremos imaginar lo que tardarán en arreglar las calles y las cañerías de toda la capital.