Otra marcha atrás del Gobierno Nacional

Otra marcha atrás del Gobierno Nacional

Funcionarios de Cambiemos anunciaron que se decidió frenar todos los proyectos de Participación Público Privada (PPP) debido al aumento del riesgo país.

La novedad se dio a conocer en el día de ayer martes cuando el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, viajó hasta la Casa Rosada para oficializar la licitación de la obra Portezuelo del Viento y se desayunó con que ahora se debe buscar financiamiento para realizarla. Los representantes del Gobierno Nacional, Gustavo Lopetegui (asesor presidencial) y Nicolás Dujovne (Ministro de Hacienda), aprovecharon la oportunidad para informar que todos los proyectos que se pensaban llevar adelante con la modalidad Participación Público Privada (PPP) quedarán frenados hasta que se logre bajar el riesgo país. Este índice llegó a 782 puntos el lunes por la noche y estuvo a sólo dos unidades de tocar el récord histórico durante el mandato macrista. “La decisión que se tomó es porque, con este índice de riesgo país, es muy cara la toma de crédito. En este contexto es imposible. Ahora quedará todo stand by, lo que ya se licitó sigue, el resto quedará a la espera”, habría dicho una fuente de la Casa Rosada, según publicó el diario El Cronista. Los PPP habían sido cuestionados por el propio FMI alegando que generan deuda encubierta, sin embargo Cambiemos estaba dispuesto a usarlo como caballo de batalla publicitario durante el año electoral. Además, lo veían como la manera de poder disimular el ajuste de un 50% en obra pública que está incluido en el Presupuesto 2019. Pareciera que estamos ante otro proyecto más del Gobierno Nacional que muere antes de nacer. Los únicos PPP que fueron licitados tienen que ver con obras viales, pero también presentan problemas para conseguir financiamiento, y el sector privado tiene desconfianza sobre la capacidad del macrismo para “normalizar” los mercados y bajar el riesgo país. Volviendo a Portezuelo, lo grave es que ahora se buscará un inversor mediante el sistema tradicional de licitación pública y si ningún capital privado desea arriesgar su dinero en esa obra que es inviable económica y ambientalmente, existen posibilidades de que se realice con fondos estatales. O sea, la plata de todos los argentinos, incluido los pampeanos por supuesto, se usaría para hacer una represa que nos afectaría severamente.