Comienza la licitación de Portezuelo del Viento: ¿Cuál es su historia?

Comienza la licitación de Portezuelo del Viento: ¿Cuál es su historia?

Una iniciativa que surgió hace casi 70 años y que tomó impulso en el último tiempo por decisión exclusiva del presidente Macri.

El proyecto para construir la represa Portezuelo del Viento sobre el río Grande en la provincia de Mendoza nació en el año 1950, con las primeras planificaciones en borradores y para perjuicio de todos los pampeanos (y también rionegrinos, neuquinos y bonaerenses) entrará en su etapa final a partir de hoy. A las 12 hs. está pautada una reunión en la Casa Rosada entre el gobernador Alfredo Cornejo, el Ministro del Interior Rogelio Frigerio, y el Subsecretario de Recursos Hídricos Pablo Bereciartúa. Allí anunciarán el comienzo del proceso licitatorio. Una de los momentos más relevantes en esta historia tuvo lugar el 29 de agosto de 2006 cuando el entonces primer mandatario de Mendoza, Julio Cobos, renunció a realizarle juicio a Nación por 1.005 millones de pesos en concepto de promoción industrial. A cambio, el ex presidente Néstor Kirchner ofreció que ese dinero se utilizara en la construcción de la hidroeléctrica. Sin embargo, la obra siguió sin concretarse durante los mandatos de Celso Jaque y Francisco Pérez. Hasta que el 11 de diciembre de 2016, el gobernador Cornejo declaró ante el diario Los Andes que el propio presidente Mauricio Macri fue quien decidió seguir adelante con Portezuelo. “En la campaña, él me habló de la obra; yo no se la había pedido”, afirmó el radical. A partir de ahí, se libraron discusiones en el seno del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), donde La Pampa luchó en solitario para que la represa no se concrete. De hecho, el 23 de diciembre de 2016, todas las provincias que integran el organismo, excepto la nuestra, firmaron el aval para dar su apoyo a la construcción. En marzo de 2017 se aprobaron las normas de llenado del embalse y en octubre la Legislatura mendocina habilitó la expropiación de terrenos para tener lugar donde levantar la obra. La gente que vive en esa zona será definitivamente apartada y con ella sus formas de producción y subsistencia. Como el estatuto del Coirco obliga a que todas los participantes estén de acuerdo en las decisiones y La Pampa se oponía (y se opone) a Portezuelo, era necesario que laude el presidente Macri. Pues bien, el 17 de enero de 2018 el Jefe de Estado decidió, como se esperaba, a favor de Mendoza y ahí comenzó a analizarse la cuestión del financiamiento. La crisis cambiaria y económica, sumado al préstamo del FMI (que lo convertía en un actor con gran influencia en las decisiones de gobierno), pusieron en duda el proyecto en algún momento, pero en agosto de este año Portezuelo fue incluida en la lista de obras a licitar mediante el programa de Participación Público Privada (PPP). Y así se llega al día de hoy, donde se dará el primer paso para que los oferentes privados sean los responsables de conseguir los 800 millones de dólares necesarios para construir la represa. Según el diario mendocino Los Andes “hay optimismo, pero no sería la primera vez que el sueño termina en la licitación”. Los pampeanos deseamos que sí, que el sueño termine otra vez y la licitación no llegue a buen puerto porque eso significaría que se podría llegar a terminar el sueño de miles de coprovincianos que viven y dependen de las aguas del río Colorado, recurso que sería muy afectado si Portezuelo empieza a operar.