Sin saber las consecuencias, Mendoza inicia licitación de Portezuelo del Viento

Sin saber las consecuencias, Mendoza inicia licitación de Portezuelo del Viento

El martes 18 de diciembre habrá una reunión en Buenos Aires entre una comitiva encabezada por el Gobernador Alfredo Cornejo y funcionarios de Nación. La obra promete trabajo e inversión, pero olvida los posibles efectos negativos sobre la población y el ambiente.

El próximo martes el Gobierno de Mendoza empezará con el proceso de licitación de la obra Portezuelo del Viento, un emprendimiento que ha sido muy anunciado por las distintas gestiones mendocinas pero que, por suerte para los pampeanos, ha mostrado poco avance en los últimos años. La noticia fue confirmada por el gobernador Alfredo Cornejo ayer viernes, según publicó el diario Uno. "Estuve en una reunión con Rogelio Frigerio y Marcos Peña, y convenimos en que el martes 18 se abra el proceso licitatorio de la presa Portezuelo del Viento", dijo el mandatario, quien calificó a la futura represa como “la obra hidroeléctrica más grande de Mendoza”. El procedimiento comenzará con una preoferta para calificar empresas. Cornejo indicó que viajarán a Buenos Aires con los funcionarios de la Fiscalía de Estado y de la Asesoría de Gobierno y con el Secretario de Ambiente, e informó que la licitación arranca con el ofrecimiento de precalificaciones que dan lugar a las formalidades que permitirán iniciar la construcción. El medio mendocino citado asegura que la obra demandará una inversión de 1.000 millones de dólares. El Subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, ya había adelantado la semana pasada algunas particularidades del proceso licitatorio. Luego de que se presenten los prepliegos y la información de los inversores, se da comienzo a un “proceso de consulta transparente”, el cual consiste en poner a disposición los datos para hacer observaciones y correcciones del caso. Seis meses es el tiempo estipulado para la preparación de la oferta. El anuncio del gobierno mendocino no hace más que reafirmar el intento de avasallamiento de nuestros vecinos sobre los derechos humanos, no sólo de los habitantes de La Pampa, sino también de Neuquén, Río Negro y Buenos Aires porque si Portezuelo se construye es probable que afecte la vida de miles de personas de las jurisdicciones nombradas. Un equipo de profesionales de la Universidad Nacional de La Pampa y funcionarios de la Secretaría de Recursos Hídricos del Gobierno Provincial estuvieron hace un mes en la zona donde supuestamente se levantaría la hidroeléctrica. Hablaron con los pobladores del lugar y comprobaron que no todos están de acuerdo con la construcción porque los obligaría a emigrar y perderían sus fuentes de trabajo. Asimismo, desde el Ejecutivo pampeano se cuestionó duramente el informe hecho por la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad Nacional de La Plata porque lo consideran un mero trámite que no cumple con la rigurosidad técnica y científica necesaria, además de que en su análisis queda en evidencia que los responsables de su elaboración no visitaron el lugar, cuestión imprescindible para analizar algo concreto. Lamentablemente Mendoza no hace caso a estas serias falencias y sigue adelante ignorando a La Pampa, al igual que lo hace el Gobierno Nacional que apoya esta iniciativa y le allana el camino a sus socios políticos. Seguramente el tiempo nos dará la razón a los pampeanos, pero para eso ya será muy tarde.